Lunes, 16 Julio 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Entrevista exclusiva con la artista ecuatoriana María José, quien es parte de la Intemperie Sur del Museo Amparo...

Jueves, 01 Septiembre 2016 11:38 Publicado por en Museo Amparo

Los motivos de María José Argenzio en las Aglomeraciones

Es todo un placer platicar con todos esos artistas que van incrementando el raudal de propuestas culturales, y más cuando son oriundas de la América Latina, ya que son más las costumbres y temas que nos unen que aquellas  significativas diferencias. Es por eso que hemos tenido el honor de cuestionar a esta talentosa mujer, nacida en Guayaquil, Ecuador, María José Argenzio, quien fue participante de un proyecto dinámico, exhibido en nuestro país, Intemperie Sur. Montaje hecho en el MUAC de la Ciudad de México y que se compartió con el Museo Amparo; éste nos trajo diversas visones de entender y comprender al arte, pero no tanto como un tema estético, más bien como una fuente de reclamos y cuestionamientos que tenemos como individuos participantes de una sociedad. En el fondo de cada obra reside un motivo, sin necesidad de estar escodido, más bien es directo, sin cortapisas, para que podamos con-movernos y aceptar el hecho de que avanzamos mirando hacia atrás. Con María José Argenzio, su trabajo no es estático, en esa aparente inmovilidad, hay mucha sensatez de exponer y decir. Pero si no basta con ver la pieza, revisemos en esta primera parte, esa conjugación de verbos fonéticos y manuales, veamos sus motivos esenciales...

Ocioltura. En la plática inaugural hablaban, las curadoras, de cómo fue que se dio tú participación en este ciclo o programa de Intemperie Sur; pero desde tú perspectiva interna, ¿Cuáles fueron los motivos personales, más los artístico, para escoger México como escenario de tú nueva propuesta?

María José Argenzio. México siempre ha sido uno de los escenarios artísticos más interesantes de América Latina, por lo que exponer en tierras mexicanas ha sido uno de mis objetivos desde el comienzo. Además, la invitación extendida por Amanda de la Garza y Cecilia Delgado Masse, me ofrecía la oportunidad de tratar algunos de los temas que más me interesan. Por otro lado, el formato del proyecto –ideado para presentar obras site-specific en puntos no convencionales del museo– no sólo me intrigó, sino que se ajustaba perfectamente al tipo de piezas que suelo producir.

 

Ocioltura. Ya que estamos hablando de tú obra, que por cierto es impactante por la inmaculada presencia, así como el sentido de soledad que transmite al entrar en ese cubículo, todo eso me lleva a una cuestión muy simple, ¿Por qué esa forma geométrica? Sé que has hecho un estudio y planeación con anticipación de los lugares a exponer, pero ¿ya cargabas esa inquietud de elaborar un trabajo como el de Aglomeraciones, sin importar que haya surgió esta propuesta por las encargadas de Intemperie Sur?

María José Argenzio. La forma geométrica de la obra se dio por el concepto mismo de la pieza; es decir, para entender Aglomeraciones hay que pensar en un cuarto o habitación decorado por la tradicional moldura ornamental que suele recorrer muros y techos, formando un cuadrado. En la pieza, en lugar de darse una sola moldura, encontramos una repetición continuada de la misma, que acaba recubriendo la habitación por completo, de arriba abajo. Si eliminamos lo muros y dejamos lo que podríamos llamar “el cascarón”, nos encontramos con una forma cúbica compuesta por este elemento decorativo tan clásico.

Lo cierto es que, a lo largo de mi producción, he tratado o analizado en varias ocasiones los símbolos empleados por el ser humano para representar un estatus económico o prestigio social. Por ejemplo, el año pasado presenté una muestra en España en la que me detenía en el uso heráldica como símbolo de nobleza y estatus. En este caso, he querido centrarme en la idea de ornamentación como elemento tradicional arquitectónico que, exento de toda función práctica, va ligado –ya desde hace siglos– a una fuerte carga simbólica y de representación social y económica.

           Ocioltura. En sí, Aglomeraciones, ¿qué mensaje proporciona al espectador? Más allá del impacto visual que proporciona, ¿Buscas una comparación con el ritmo, estilo y forma de vida moderna que llevamos,                 perdiendo nuestro individualismo?

María José Argenzio. El mensaje de la obra gira en torno a una de mis eternas obsesiones como es el tema de las apariencias. De cómo la sociedad, a lo largo de la historia, se ha valido de determinados elementos para transmitir una imagen de poder y superioridad. Ese revestirse de prestigio y simbología no sólo es algo aún vigente, sino que, además, empezó a ser emulado por sociedades no privilegiadas como forma de reafirmación y diferenciación social.

Siendo este el tema central de muchas de mis obras, en ellas, una fuerte carga conceptual recae siempre sobre la elección del material que, para mí, es una cuestión fundamental. En este caso, utilicé poliestireno expandido, un material cuyos fines son estrictamente decorativos y, por lo tanto, se encuentra alejado de toda función o practicidad. A pesar de ello, el poliestireno sí cumple con ciertas “funciones sociales” y decorativas, habiendo sido utilizado símbolo de prestigio. Esa contraposición de ideas es lo que me intriga: un material decorativo símbolo de poderío social, y el escaso valor real del mismo, tanto práctico –de utilidad estructural– como material –valor intrínseco o económico–.

Por otro lado, el espacio, y su forma de condicionar el comportamiento o la vida diaria de las personas –otra de mis obsesiones–, se refleja tanto en la forma que toma la pieza –un cubo blanco de 3 x 3 x 3 que imita la ya clásica (y hasta tradicional) caja blanca como espacio expositivo–, como en la ubicación de la misma. Habiendo sido concebida como site-specific, es decir, creada para un lugar concreto, la ubicación de la pieza es otro de los elementos que aportan más significado a la misma. En este sentido, la pieza se dispuso en zonas especialmente transitadas del museo, como el vestíbulo. Como consecuencia, el espacio público, normalmente destinado a facilitar el tránsito de los visitantes, queda literalmente invadido por una acumulación de poliestireno inútil.

 

Ocioltura. Lo que conocemos como América Latina, (un apelativo que en lo personal no me gusta, porque desde esa definición ya estamos negando las raíces precolombinas que poseemos, me refiero a lo latino); tenemos muchos paralelismos en todos los sentidos, religión, economía, pobreza, retraso entre otras, pero también tenemos una historia conjunta de creaciones maravillosas de nuestros pueblos, incluyendo ese sincretismo con los europeos, ¿qué resaltarías, de todas esas creaciones, como punto (s) de inspiración para tus obras?

María José Argenzio. Bueno, tu pregunta me hace pensar en una línea de investigación específica en la que cuestiono la colonización y sus efectos en nuestra sociedad actual, y cómo nuestra sociedad mantiene rasgos de esa mentalidad colonizadora en su comportamiento y en sus costumbres actuales. 

Por ejemplo, en la muestra “La más castellana de América”, reflexiono sobre lo que fue la colonización en sí. La imposición de costumbres, religión, arquitectura, etc. por parte de los españoles en toda América Latina, y motivo por el cual tenemos tantos paralelismos.  Es más, la belleza del centro histórico de Quito es comparada sólo con la de México. 

El concepto de esta muestra se basan en el texto de José Gabriel Navarro, "El municipio de América durante la asistencia de España”, en el cual habla sobre cómo los españoles trataron de ocultar lo indígena de las construcciones de la época, centrándose especialmente la utilización del pan de oro. Como resultado, dieron 4 piezas hechas de cemento –moldes de cementos utilizados en la construcción–, cubiertas parcialmente en oro.  Se aplicó el pan de oro solo en la figura que se  ocultaban dentro de este molde de construcción.

 

Visto 948 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter