Sábado, 24 Febrero 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Al parecer queda resuelto uno los enigmas de nuestro pasado...

Martes, 16 Enero 2018 19:19 Publicado por en Ciencia

La gran peste o cocoliztli que destruyó a los aztecas.

Acaba de salir un estudio en Nature Ecology & Evolution donde se señala que México fue la puerta de entrada a la salmonela en América. Esta es una de las principales causas de mortandad entre los originarios de estas tierras, ya que entre 1545 y 1576 hubo millones de decesos en todas las etnias de esas épocas.

La investigación liderada por las doctoras Kirsten Bos, antropóloga y la científica Ashild J. Vagane, ambas pertenecen al  instituto Max Planck, y el danés Hannes Schroeder se basó en el análisis de 29 cuerpos hallados en el yacimiento de Yucundaa, cercano a la población de Teposcolula, en el vecino estado de Oaxaca. El equipo de científicos revisó las secuencias genéticas masivas del ADN y se apoyaron con un programa nuevo de análisis bioinformática llamado MALT (Megan Alignment Tool), con los cuales identificaron el microorganismo de la salmonella entérica serovar paratyphi, que es una variedad más potente que la salmonela común.

Se tuvo la suerte de recuperar las dentaduras de los cadáveres y éstas arrojaron los resultados antes mencionados, lo que se suma a los otros patógenos que trajeron los españoles: viruela, paperas, sarampión y la gripe. Pero es, al parecer, esa variante de salmonela, la que detono esa gran pandemia de la población, ya que se sugiere, el número de personas de ese México precolombino era de unos 25 millones y según estimaciones, se redujo hasta un 80%.

Obviamente, hay colegas de estos estudiosos que no están de acuerdo con esta nueva teoría, pero si queda en evidencia que por los relatos y escritos de los mismos, mal llamados conquistadores (más bien eran delincuentes traicioneros), nuestros antepasados fueron fulminados por enfermedades que sus cuerpos no estaban preparados para hacerles frente y esto, esto termino por disminuir la resistencia a la espada disfrazada de cruz…

Visto 60 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter