Miércoles, 24 Enero 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Steinbeck, ganador del Nobel de Literatura, colabora de buena gana en esta gran obra...

Jueves, 11 Mayo 2017 22:48 Publicado por en Cine

Una verdadera joya del cine mexicano, La Perla

70 años han pasado de la su manufactura, 70 años que no la envejecen, al contrario, la vuelven más real. La pobreza del pueblo sigue estando presente, sea cual sea su oficio, obreros, campesinos, pescadores, choferes de servicio público o el que ustedes mencionen y en La Perla se ven reflejados, se refleja el ansia por salir de esa miseria e imploran por tener un golpe de suerte, ya sea sacándose la lotería, ya sea que se encuentren un tesoro o de mínimo, hallar una bolsa o maleta repleta de dinero.

 

La Perla es un grito desesperado por tener posesión y estatus, por dar un futuro mejor a su progenie y no sufran de las mismas condiciones, precarias hasta decir basta, donde la salud es una moneda de cambio, tú incipiente riqueza por la vida de tú hijo.

 

Emilio “El Indio” Fernández tiene en esta cinta, una de sus mejores interpretaciones profesionales y personales, cubre con gran intensidad, todos los rubros que componen la filmación de una película y éstos le proporcionaron muchos reconocimientos. Pero es la fotografía, así como la interpretación de Pedro Armendáriz, quienes se llevan las palmas de forma inmediata. Esto no quiere decir que los demás componentes estén a la misma altura de los antes mencionados, no es así, ya que sin las tesituras técnicas e interpretativas, en su totalidad, no hubieran logrado la extraordinaria cinta con sentido humano.

 

la perla

 

Un factor muy importante de la película, es el guion, el cual está basado en un escrito de un dramaturgo ganador del Premio Pulitzer y Nobel de Literatura, John Steinbeck, quien también participó, junto a Fernández y Jackson Wagner en la realización de la obra. El espíritu del argumento sigue manteniendo la originalidad de Steinbeck y esto provoca que el filme corra naturalmente; los actores, así como la mano de “El Indio”, se acoplan a las especificaciones de John y en cada escena se percibe el aire provincial, la angustia de los pescadores por sobrevivir y el ambiente de las cantinas, donde no hay canciones y actos chuscos como en algunas de las cintas de Infante u otra estrella de ese momento.

 

La Perla es un objeto que, en lugar de traer beneficios, atrae la codicia y envidia de muchos de sus paisanos, pero más de los potentados, quienes quieren acaparar todo recurso material y peor aún, la felicidad y bienestar de esos, a los que llaman “indios”. Quino (Armendáriz) y Juana (María Elena Márquez) ven como su apacible vida se altera por una picadura de alacrán, su bebe es la víctima y necesitan de la ayuda de un doctor, que para no variar, es el típico extranjero que desdeña a los habitantes y se aprovecha de su miseria, cobrando grandes cantidades, añadan que no los atiende por la mañana y sufre de una pasión desenfrenada por las perlas, siendo su objeto de perdición, ya que en una absurda persecución sufre un ataque a su persona.

 

La perla 4

 

Con ese prólogo, las penurias van apareciendo una tras otra, donde no faltan los villanos ávidos por robar esa espectacular joya y hacen hasta lo indecible por obtenerla. Todos los sucesos que integran la narrativa son mostrados con una espectacular fotografía; la cámara se adentra a todos los elementos de ese pueblo pesquero.

 

Las escenas que se desarrollan dentro del océano son de una increíble manufactura, ya que nos muestran la claustrofobia que sufren los buceadores, ese miedo los empuja más y más a conseguir el sustento, arriesgando su vida por encima de todo.

 

 

La Perla es una tragedia que no para, siguen pasando los años y el abuso de los poderosos continua, no hay un alto a la depredación de los recursos humanos y materiales, no hay justicia, más que en la poesía y el reclamo de los oprimidos que ahora solo quieren tener un pan en la boca y no una fortuna que los lleve a un secuestro o sean desplumados por todos los carteles que componen al sistema y viven bajo al amparo de la ultraviolada constitución.

 

Sin meternos más a la mierda que nos ahoga, nos vemos obligados a mencionar todos los premios de que se hizo acreedora y no para reforzar lo que ya sabemos, que es una obra maestra:

 

  • En 1947 en el Festival de Venecia obtuvo la Mención como la mejor contribución al progreso cinematográfico y premio a la fotografía.
  • En 1948 en los Globos de Oro obtuvo el premio a la Mejor fotografía
  • En 1949 en el Festival de Madrid obtuvo el premio a la mejor fotografía
  • En 1949 ganó el premio a la fotografía en el festival norteamericano de Hollywood

Un dato, el Globo de Oro dado en el gabacho fue el primero para una película hispanoparlante y con ello, “El Indio” catapulto su carrera internacional calmando sus ansias de reconocimiento mundial…

Visto 230 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter