Viernes, 19 Octubre 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *
Para quienes quieren ver cine de verdad, quieren ver realidad y no sueños guajiros (que al caso es lo mismo), les recomendamos busquen a éste furibundo realizador...
Lunes, 28 Septiembre 2015 00:00 Publicado por en Cinematografía

Fassbinder un loco genial y transgresor

Lo llaman polémico, lo tildaron de ojete, dijeron que estaba cabrón y que era un pobre diablo con muchas desviaciones, que fácil es decir eso solo porque no lo comprendes o te guste; ya quisiéramos tener un poco de lo que realizó este genial director teutón. Algo que dejo plasmado en su vida y en sus cintas, que al caso viene a ser lo mismo, es dejar el alma en todo lo que hagas, aunque ésta sea de color negra, roja, azul o gris. Fassbinder gritaba rómpete la madre, explora los sentidos aun en riesgo de quebrantar tu salud…física o mental.
Rainer Werner Fassbinder, nace en Bad Wörishofen, un balneario de Bavaria, con gente talentosa, digo al final el pueblo germano nos ha demostrado que siempre termina reponiéndose, no importa que tan arriba tengan el agua. Por eso la figura de éste director, escritor, fotógrafo, actor, prostituto y padrote, causaba controversia al or mayor, ya que tenía pocos defensores y eso sí, un chingo de detractores. Fue difícil para sus compatriotas digerir todas las obras que tuvo a bien dirigir, no había quien le buscara un pero a sus cintas, no faltó quien detestaba la temática de sus creaciones, en pocas palabras era inquietante la visión de este homosexual. He aquí otra de sus “perversiones” con la cual, a pesar de la hipócrita posición de la época, que clamaba con una revolución total, en una posición contradictoria, terminaban alineándose al sistema, algo que no ha cambiado gran cosa.
Pero es por estos chingones seres humanos, que se ha tenido una pequeña apertura y si no la aprovechamos valdremos madre. La filosofía de Rainer era muy clara, vive hasta decir basta, aunque en el viaje salgas lastimado y puteado mentalmente; a él le paso, rodaba sus películas con varios gramos de cocaína en sus venas y en un intento de descanso, volaba a través de la jeringa mágica, cosa que pueden disfrutar en películas como:
$1·         El amor es más frio que la muerte
$1·         Las amargas lágrimas de Petra Vont Kant
$1·         Todos nos llamamos Alí
$1·         La ley del más fuerte
$1·         La ruleta china
$1·         Querelle
El descanso no era una prioridad y contradiciendo su propia postura socialista, no descansaba, decía no tener tiempo para esas nimiedades. 27 películas en un lapso de 14 o 15 años; obras de teatro, escritos y actuaciones le ocupaban la vida, compartiéndola con amantes ocasionales y otros fijos. La imagen en él solo importaba cunado dirigía, cuando terminaba la edición; la estética era efímera, gloriosa presentación en el celuloide; porque en la realidad, detrás de cámaras y aun al frente de ellas, eso no tenía un atisbo de preciosidad. ¿Para qué? No se pierden momentos precisos en banalidades, lo que realmente tiene que valer, es la mente, las manos artesanales que se dejan guiar por el ojo avispado del alma.
Vive, disfruta, goza, libérate, pero ya, no esperes a que todo se agote y tengas que ir el resto del camino entre tropezones. Así era Rainer, así son sus cintas, así es era el género que manejaba con maestría, lento, pesado, inexplicable; como la vida misma. Sin las patrañas de tecnicismos, sin las poses, sin mentiras que cubran tu verdadera personalidad, sin las pretensiones de ser y a la hora de los chingadazos te escondes. Se te extraña Fassbinder, la velocidad fue tu mejor amante, la que tenías por fuera, no la del legado, esa hay que machacarla para entenderla, pero los que tienen un poco iniciación como yo, la comprende…
Visto 481 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter