Martes, 19 Septiembre 2017
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Plantemos más armonía en México...

Miércoles, 25 Enero 2017 20:23 Publicado por en Ocio

Tipos y efectos de las plantas mágicas de México

La intensificación de la imaginación y la fantasía es ciertamente el efecto más llamativo de estas plantas y de sus simples aunque potentes moléculas neurotrópicas. Tan es así, que las figuras geométricas e intensamente coloreadas que son características de su acción sobre la percepción visual se han tomado como los motivos de manifestaciones artísticas tan distantes como los petroglifos, las tablas huicholas o el arte pop o psicodélico de los años sesenta del siglo XX. Sin embargo, a pesar de tener efectos comunes, que permiten considerarlas como una gran familia de drogas psicodislépticas (para usar la interesante nomenclatura de Jean Delay), los efectos particulares justifican que consideremos dentro de ella a subfamilias particulares. Podemos distinguir claramente a seis de ellas, cuatro de las cuales son precisamente las de nuestro interés en este momento: los alucinógenos propiamente dichos, los cognodislépticos, los inductores de trance y los delirógenos.

 

ALUCINÓGENOS. Sustancias que producen alucinaciones. La mezcalina del peyote y psilocibina de los hongos son los ejemplos más característicos de la familia en México, y se relacionan con las plantas sagradas por excelencia. Su recolección y consumo se llevan a cabo en el marco de elaborados rituales.

 

En México: Peyote o péyotl (Lophophora williamsii), Hongo o teonanácatl (Psilocybe mexicana). En el mundo: Yopo (Anadenanthera peregrina).

 

INDUCTORES DE TRANCE. Aunque difícilmente llegan a producir alucinaciones, se encuentran en plantas utilizadas desde tiempos remotos. Producen un estado de letargo y languidez, en el cual los sujetos tienen una percepción incrementada hasta el punto de la irritación y una estimulación de la imaginación que se usa, de manera adivinatoria, en contextos rituales.

 

En México: Hoja de la pastora o pipiltzintzintli (Salvia divinorum). En el mundo: Marihuana (Cannabis sativa).

 

COGNODISLÉPTICOS. Aunque sin duda estimulan la imaginación, difícilmente llegan a producir alucinaciones; más bien alteran mecanismos de la memoria, de tal manera que es difícil recuperar la información reciente, y avivan todas las sensaciones y la fantasía. Algunos usos peculiares de estas plantas incluyen la oniromancia, es decir, la adivinación durante el sueño.

 

En México: Manto de la Virgen u ololiuhqui (Turbina corymbosa). En el mundo: Cornezuelo del centeno (Claviceps purpurea), de donde se extrae el LSD.

 

DELIRÓGENOS. Se trata de plantas de efectos potentes que nublan y disminuyen la conciencia. En dosis altas producen un delirio parecido al de la fiebre, con desorientación e intensas alucinaciones que el sujeto puede confundir con la realidad externa. Son plantas de tradición oscura y secreta, usadas en ritos de hechicería, en ocasiones para hacer daño a los enemigos o para atarantar al cónyuge infiel.

 

En México: Toloache o tolohuaxihuitl (Datura stramonium). En el mundo: Mandrágora (Mandragora officinarum).

 

Tomado de José Luis Díaz, “Las plantas mágicas y la conciencia visionaria”, Arqueología Mexicana núm. 59, pp. 18-25.

 

Info: Arqueología Mexicana.

Visto 285 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza.