Viernes, 19 Octubre 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Porque estas líneas solo son para mí, aunque luego el admi se empute con mis escritos...

Viernes, 12 Agosto 2016 01:04 Publicado por en Opiniones

Una opinión personal, un recuerdo alcohólico

Recuerdos de un pasado reciente se han agolpado en mi mente. Hoy he llegado a un sitio lleno de paz, que rebosa tranquilidad alcohólica, pero que me hizo caminar y lo peor, esperar. Esta espera me trajo a mi mente, o lo que queda de ella, imágenes de un pasado no tan lejano, cuando iba a terminar una peda o quería empezar temprano.

En ese pueblo que nací, hay un puente que comunica la parte petrolera con lo que llaman ciudad, en sus inmediaciones, del lado de la comunidad, hay una cantina de nombre que no recuerdo, las neuronas de esa época han decidido exiliarse en la muerte avergonzada y me han hecho olvidar un hecho que se vuelve intrascendente co n el paso del tiempo. El caso es que ésta es (o era) un lugar que abría temprano, a las 5 de la mañana, para dejar entrar a todos los desesperados de Baco y así, saciar la imperante sed. Decir que se llenaba, es como comparar si en México hay corruptos, ¡claro que sí! El ahogo de las penas debe de hacerse con infusiones etílicas, porque de otra forma no saben a nada, son un absurdo ejercicio inútil.

Es por eso que hoy recorrí las calles del centro de Puebla, para dar tiempo a que abrieran las puertas de mi iglesia más sagrada, las cantinas, y a la que asistía con asiduidad y hoy hice mi misa más personal, es una que despliega cantos sonoros de un rock caduco pero efectivo, pero que siguen sacando notas de músicos atrevidos y rebeldes, pero el último de los pretextos para saciar la saliva que se está secando por no tener un motivo alcohólico y con ello no damos más vueltas, quiero tomar y ya.

La paciencia no es una de mis mejores virtudes, soy desesperado y odio la impuntualidad, y más en estos menesteres de briaguez, si se va a hacer que se haga, no nos andemos con pendejadas y esquivemos la calidez de una cerveza bien fría...

 

Visto 1120 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza.