Jueves, 27 Julio 2017
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

La danza es una buena razón para sentir que valen la pena la vida.

Viernes, 14 Julio 2017 12:34 Publicado por en Danza

El arte dancístico propicia sentirnos vivos, opina coreógrafa

El arte dancístico es una oportunidad para sentirnos vivos por más caótico y complejo que sea el mundo. La danza es una buena razón para sentir que valen la pena la vida y el esfuerzo de trabajar todos los días, pero también vale la pena insistir en nuestro derecho a imaginar, a ser creativos, sostiene la bailarina y coreógrafa Evoé Sotelo, codirectora –junto con Benito González– de la compañía Quiatora Monorriel QM.

La agrupación participará el 24 de julio en la temporada Danza contemporánea, que se desarrolla en la sala principal del Palacio de Bellas Artes, donde celebrará 25 años con una gala.

Es una retrospectiva en la que retomamos nuestras primeras obras; bailamos Benito y yo. Muchas son duetos y van de nuestros inicios a este momento. Nos ha llevado un año la reposición de las piezas, porque además la selección final quedó en 12, pero las que volvimos a presentar fueron más; era un programa de casi dos horas y tuvimos que recortar la propuesta a hora y media, explica Evoé Sotelo en entrevista con La Jornada.

QI

Aclara que se trata de una retrospectiva cronológica que contará con la proyección de un video documental en el que varios bailarines y coreógrafos comparten opiniones sobre la etapa inicial de la compañía.

El video muestra lo que Quiatora ha dejado en el imaginario de los demás y no sólo son comentarios en favor de la compañía, son muy críticos y me encantan; de verdad, me hace sentir muy feliz. Y sí, creo que la danza vale la pena y es una buena oportunidad para que este mundo cambie, afirma Sotelo.

Etapa luminosa, vital y lúdica

Desde su creación Quiatora Monorriel se caracteriza por desarrollar una profunda investigación, experimentación y producción en torno al cuerpo significante en el arte. Después de 24 años, la agrupación reconoce la beneficiosa contaminación que otros enclaves, como la música, el cine, la fotografía, el video, la literatura y el arte electrónico aportan a su discurso coreográfico.

Respecto de la presentación que tendrán en el máximo recinto cultural del país, Evoé Sotelo explica: “Queremos hacer evidente el proceso de cambio en QM. Surgimos cuando yo tenía 22 años y Benito 21, así que las primeras obras reflejan la luminosidad que teníamos, éramos muy lúdicos, juguetones, llenos de vitalidad, pero también la inexperienci.

“Consideramos importante montar esas obras para que se apreciara el proceso de cambio. Las primeras son muy luminosas, luego viene una etapa bien densa con Sombreo de cinco picos y una serie de piezas oscuras,;después resurge y con un hijo que nos replanteó la vida encontramos de nuevo la luminosidad. Esta última etapa es otra vez luminosa, vital y lúdica.

Q2

Al final nos reservamos un dueto Benito y yo, que fue el primero con el que surgió Quiatora Monorriel y es lo único que vamos a bailar en todo el programa en Bellas Artes.

La también titular de la Dirección de Danza de la Universidad Nacional Autónoma de México expresa que hay piezas irremontables en la retrospectiva que les hubiera gustado incluir en el programa, pero por tratarse de obras diseñadas para un espacio escénico complejo no es posible.

Quiatora Monorriel QM celebrará su 25 aniversario el 24 de julio a las 20 horas en el Palacio de Bellas Artes con una retrospectiva, cuyo programa incluye sus primeras obras hasta sus creaciones más recientes, como Día de azulejos y Sombrero de cinco picos, con las cuales obtuvieron el Premio Nacional de Danza INBA-UAM en 1997 y 2002, respectivamente.

Fuente: La jornada

Visto 45 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

Ocioltura

Ateo y loco de nacimiento, creativo en profesión y programador por accidente, fanático de las películas de terror, sociopata musical de Armando Palomas e Iván García, de reciente manufactura en el mundo de la fotografía.

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter