Jueves, 16 Agosto 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Artesano que se mueve entre lo comercial y lo cultural...

Jueves, 11 Agosto 2016 23:56 Publicado por en Escultura

El filipino que moldea ámbar y cuarzo en Tepoztlán, Eduardo Ólbes

La gran Mesoamérica es y sigue siendo un gran receptáculo de razas, de inmigrantes, los cuales son recibidos con los brazos abiertos; y muchos de ellos han contribuido, han dado un pequeño o gran aporte de esfuerzo, dedicación a la sociedad de estos países receptivos. Son sabedores de que están en medio de una civilización multicultural y con muchos siglos encima; que casi es una obligación, el contagiarse de cada expresión artística. Y todos estos visitantes, que han llegado para quedarse, traen lo suyo, y a veces terminan de explotar o pulir sus talentos, dan y sacan lo mejor de sí.

Uno de estos referidos llego desde esas islas de Asia, donde los huracanes son llamados tifones, donde la gastronomía es en extremos parecida o muy alejada, donde todavía hay lugares en el que se habla y se acuerdan del idioma castellano; colonia igual que nosotros, puerto importante para el comercio de esos siglos de descubrimientos y que fue la cuna de nuestro invitado, el Escultor Eduardo Olbes; Las Filipinas. Radica hace varios años en un Pueblo Mágico (Tepoztlán), llenos de misticismo y que es considerado un Centro Geomántico, que en sus piedras hay energía de sobra, y son ellas la materia preferida de este Manilense, que esculpe sueños propios y diseña encargos; pero no por eso deja de crear, encontrar pretextos entre el ámbar y el cuarzo, sacando muebles, inventando muros.

Sus origines, sus latitudes están presentes en las rocas que esculpe, en las muestras que gestiona, lo oriental y occidental en sincretismo total. 30 años dentro de estos límites, encerrado en su montaña, donde extrae de la tierra sus bloques; la veta nunca se le ha cerrado, fusiona sus influencias y así nace lo Ming, destacando utensilios prácticos para el hogar, pero con una estética china. Ha pasado por las necesitadas etapas, las que por una razón u otra, tienen que vivir, las personas que tienen el ingenio y la cuasi locura, para poder desbordar su imaginación.

Una de esas presentaciones que han visto vida y espacio en los diferentes centros de cultura mexicanos, fue la que dedico a uno de los problemas que subsisten en nuestro país, el Narco. Prueba contundente de como un estilo, un negocio, una necesidad amoral, se puede volver objeto de culto, de referencia artística. Justificando sus motivos para ser emblema de la cultura mexicana, nos guste o no.

Este es uno de esos personajes que no solo vinieron a encontrar una entrada económica, también hallaron su destino astral en estas tierras antiguas y embrujadoras...

 

Visto 509 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter