Miércoles, 18 Julio 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Dicen que las piedras también hablan su propia historia...

Domingo, 09 Agosto 2015 00:00 Publicado por en Escultura

Matthias Goeritz, pilar fundamental escultórico de México

Un prusiano del Imperio Alemán, pero que si se hubiera tardado unos años más seria polaco, así son las curiosidades que tienen esas personas que son tocadas por las musas e inflan sus ideas de grandes inspiraciones, las cuales guían a las manos, para que nazcan esos hijos prodigios que se vuelven la parte tangible de los sueños, fantasías que rondaban en la cabeza de una persona que solo quería tener un poco de espacio para mostrarse a sí mismo.

El maestro Werner Matthias Goeritz Brunner, vino a México desde su natal Alemania, de un lugar que fue un pasillo infernal e histórico por el nazismo, Danzig; llego a la República por medio de una invitación para tener un papel de docente universitario, pero su enseñanza quedo impresa en diferentes estructuras que ahora adornan diferentes museos y ciudades de gran urbanidad como la Torres de Ciudad Satélite. Dejo un gran Eco que no repite lo que demás gritan, al contrario, las piedras que componen ese museo, son la fuerza misma de la palabra y son la fuente misma de la emanación emocional y se consolido con el Manifiesto de Arquitectura Emocional.

Y no fueron la única muestra de solidificar sus sentimientos, sus creencias y pluralidad, ya que desde su interior mostro una empatía con el pueblo elegido, y en un puente de solidaridad, se va a Jerusalén y crea su propio Laberinto, para que todos se pierdan en los recuerdos y no sepan donde quedo la memoria reciente entre germanos y judíos. Luego vienen los Mensajes Dorados, donde el oro es su personaje principal y elemento fundamental en el espíritu de sus creaciones.

Puedo seguir citando sus obras fundamentales, sus trazos, pero lo que me nace expresar, son los 25 años en que partió y se le extraña en los diferentes paisajes urbanos, pero más porque dejo su herencia, la cual se ha vuelto como un hecho cotidiano y espero que haya muchos curiosos preguntando por esta o aquella escultura, aquel vitral o esa serpiente que repta por diferentes sedes y así preservar el nombre de éste excelso alemán, con lo que podemos hacerlo más terrenal, más coloquial en el uso de su nombre y no quede encerrado en las bibliotecas impresas o virtuales; que no se vuelva solo una referencia  de los eruditos, de los que se dice, tiene clase y son la crema y nata de lo artístico, porque sus creaciones son para una posteridad infinita, son para todos y no para unos cuantos. Es mantener vivo el nombre de un ser que  vivió y se sintió más mexicano que muchos de nosotros...

Visto 339 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

Ocioltura

Ateo y loco de nacimiento, creativo en profesión y programador por accidente, fanático de las películas de terror, sociopata musical de Armando Palomas e Iván García, de reciente manufactura en el mundo de la fotografía.

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter