Martes, 14 Agosto 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

National Geographic nos trae la crudeza de la contaminación que hay en la Tierra...

Martes, 17 Julio 2018 23:26 Publicado por en Fotografía

La portada más aplaudida demuestra lo plástico de este planeta.

Nos habla del afán del consumismo desmedido que tenemos, del egoísmo despiadado que poseemos y del valemadrismo que hacemos. Esa foto nos pinta tal cual somos, puro plástico; esas fibras nos representan sin ningún velo.

Planet or plastic es el título que está ahí, como sentencia, para recordarnos hacia dónde vamos, irremediablemente como el principio de ese cacareado fin apocalíptico, hecho, como dirían ahora los finos productores de todo tipo de alimentos y manufacturas, de manera muy artesanal.

La foto es del artista mexicano Jorge Gamboa, que supo crear, de una manera irónica, un perfecto ensamble entre un elemento natural y uno fabricado por el hombre. Iceberg y bolsa de plástico danzan etéreamente, uniendo sus formas, dando pie a una nueva figura, que tiene una inquietante y sutil belleza. Así mismo son la representación de dos mundos, el salvaje y puro en consonancia con el material artificial proveniente de las grandes fábricas.

Esos monstruos, modernos Frankenstein ya palpitan por sí solos, arrancan lo verde del campo para poder engendrar sus bastardos, dándoles de comer los preciados recursos y lo peor, dándoles lo más preciado para todos los seres de esta roca: el agua.

Jorge Gamboa supo definir ese enojo, esa aberración humana que ya rebaso los límites y ha entrado a zonas, francamente ridículas, ya que usamos plástico para todo, hasta para las cosas más insignificantes.

Es así como con una simple foto, se resumen 8 millones de toneladas de desechos que van a parar al fondo de los mares cada año y dicen que sólo es el inicio del imperio de la basura y sus huestes tóxicas…

Visto 64 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter