Jueves, 26 Abril 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

El México bravo nunca ha dormido, simplemente está siendo discreto...

Martes, 04 Octubre 2016 16:24 Publicado por en Noticias de México

El asesinato de un director de cine, León Serment

Aparentemente se ha revelado los motivos y quienes fueron las personas que asesinaron al malogrado, pero bien recordado director de cine, León Serment.  El autor intelectual, empujado por un distanciamiento y por consiguiente, un resentimiento, sumándole la fortuna personal del cineasta, fue el hijo del mismo, Benjamín Serment. Que no le basto con llevarse al padre, también quiso que se encargaran de su madre.

Este chavo le pago a una pareja de maleantes para que llevaran a cabo su sucia acción y mediante un ridículo pago, 200 mil pesos y lo que le pudieran ordeñar a la tarjeta, fue como estos energúmenos se encargaron de matar a las dos personas.

De Benjamín se dice que tiene ondas en la cabeza y no es una persona normal, y en esas ironías de la vida, estas manías lo delataron al ojo de las cámaras que se hallan en los alrededores de las zonas donde vivían sus infortunados padres. Lo sorprendente es que la novia, en lugar de frenar sus impulsos, lo arengaba con más ganas para que se desquitara con sus progenitores.

Ahora están en sus respectivas celdas y centros de rehabilitación social (eufemismo sin igual), donde pueden pasar, si es que se les dicta esa sentencia, 70 años de cárcel cada uno, ni pex, todo cuesta.

Con un rápido y masivo movimiento de investigadores, la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México resolvió en menos de dos meses ambos crímenes. Hay que añadir que hubo una fuerte presión del sector intelectual y artístico, lo que motivo a Mancera, el Jefe de ese gobierno local, a acelerar las pesquisas, lo que es loable, pero ¿y las demás víctimas de los diferentes delitos que pasan al diario en ese monstruo de concreto?

Es una pena, la cultura de México se queda sin las ideas visuales de Serment, el arte sigue de duelo, ya que se van esos grandes propositivos y comprometidos con enseñar otra óptica de las manifestaciones contemporáneas, y algunos de éstos han partido por la voracidad de la cómoda ambición material…

Visto 245 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter