Lunes, 15 Octubre 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Esta es un resumen que se da a gatas y en 4...

Viernes, 05 Octubre 2018 21:02 Publicado por en Noticias Puebla

Perro Fest septiembre 2018.

El domingo pasado asistimos a una perra reunión en el Parque Metropolitano de la ciudad de Puebla. En ésta nos dimos el goce de ver a esos chingones amigos de cuatro patas, que andaban en su mero mole de espacio y áreas verdes por marcar. Los dueños iban de todas las edades, alegres en su deambular, orgullosos guías de tan encantadoras mascotas. Día soleado, lleno de optimismo y gran placer dominical. En el centro de ese recinto había una gran carpa blanca como el techo de mi casa. Dominando y atrayendo a todos los que llegábamos por primera vez y como abejas, fuimos a la atrayente miel del sonido de las bocinas, que tarareaban melodías pegajosas para no dejarse distraer con el aire tipo campirano que se supone debe de ser esa zona.

El ambiente era, digamos chic, de alcurnia social permitida y tolerada, gente bien presumiendo a perros bien (alimentados, peinados, vitaminados, vacunados y hasta mejor vestidos que muchas personas, incluyéndome). La mencionada carpa estaba compuesta por gente empresarial bonita, despachando a gente del mismo corte, pareciendo un tétrico espejo donde se notaban gemelos sociales. Sus estantes comerciaban la felicidad canina, pero de los humanos, ya notabas las camas acolchadas rellenas de plumas de ganso, probabas las playeras oficiales de la NFL para los perros, degustabas y maridabas alimentos Premium (los cuales traen ingredientes que en mi vida he probado como venado, ganso canadiense, alce, jabalí y no sé cuantas más carnes y verduras de corte gourmet). Que decir de los collares y correas tejidas, productos que querían emular las artesanías de varias etnias nacionales (aquí no pegamos el grito en el cielo, porque chingarse entre paisanos está bien). Baños, champus, vitaminas, ropa variada, estéticas, juguetes con cierta inclinación masturbadora y varias cosas más llenaban los coquetos puestos.

Del otro lado, había una tina de dimensiones generosas llena de pelotas y agua; más allá estaba una pista de carreras para los nobles amigos y desde luego, no podía faltar el puesto de alimentos y bebidas para los de dos patas. Todo nice, todo bonito. Las razas que allí andaban eran de todas, dobermans, pastores alemanes, pastores ingleses, un madral de pugs, chihuahuas, boxers, bulldogs, gran danés, bullys, dlmatas, goldens, mastines napolitanos, alaskas y más de razas especiales.

Los ausentes, los llamados mestizos, mejor conocidos como corrientes no aparecieron. Pregunte por ellos, pero me dijeron que no los invitaron pero que eran los homenajeados ¿? Al ver mi cara de estúpido, me trataron de aclarar, la duda, la piel no (aunque debieron pensarlo para que pasara como otro de sus pares). Me decían que este evento llevaba una especie de donación, donde los visitantes cool al parque podían llevar bolsas con croquetas para los desamparados, que ciertas asociaciones benéficas estarían en la expo por sí querías hacer alguna contribución y otros, los menos, darían parte de sus ganancias. La mesa de croquetas si la vi, de los otros, sólo el aire. Bueno me dije, han de estar por llegar o por sus redes sociales convocaran esos gestos de altruismo. Al final eso no me importo mucho, lo que yo quería ver a los de la calle, a esos que se rifan de poca madre la sobrevivencia, los que tienen que imitar los comportamientos humanos para poder cruzar la calle, los que rasgan las bolsas de basura para ver si hallan un tlacoyo o rebanada de pizza agria.

No, nunca llegaron, al menos en las dos horas que allí estuve. Su ausencia no fue notoria, quizás porque no era el verdadero propósito de la reunión, quizás porque no tenían correa de donde asirlos o porque la desconfianza es mucha y el amor se les ha terminado porque los hemos obligado a vivir con miedo y escondidos en los lugares más recónditos. Porque hemos cooperado por tener una compañía poco apreciada por ser diferentes y ahí radica el problema, si las diferencias como mujeres y hombres no pueden ser salvadas, respetadas ¿Cómo otorgar cariño, respeto y tolerancia, así como convivencia con otras especies, por muy fieles que fueran?

Un evento bien para gente bien, donde están los que deben de estar, no hay cabida para los comunes y que día a día se vuelven más masa que las masas pseudopensantes…

Visto 37 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter