Jueves, 18 Octubre 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Un pequeño relato del silencio católico durante la II Guerra Mundial…

Lunes, 19 Marzo 2018 11:27 Publicado por en Noticias internacionales

Un pequeño relato del silencio católico durante la II Guerra Mundial…

…hablando sobre el Holocausto judío…

En ese sangriento periodo de la humanidad, la iglesia católica apostólica romana de occidente tenia por jefe máximo al papa Pío XII, quien gobernó de 1939 hasta 1958. Su silencio p´blico ante la aniquilación de los judíos europeos, a pesar de las reiteradas peticiones aliadas para que hablara, es, en palabras de Susan Zuccotti, experta en el holocausto, un hecho que casi nunca se cuestiona ni se puede cuestionar. Lo mismo ocurre con el santuario y la ayuda dada por los altos prelados de la iglesia a Adolf Eichmann y a otros destacados asesinos nazis, después de la derrota del Tercer Reich.

Los defensores de Pio XII, incluido el propio Vaticano, lo han presentado como un amigo de los judíos, cuya incansable y discreta diplomacia salvó las vidas de centenares de miles de judíos. Las críticas lo han retratado como un político calculador que, en el mejor de los casos, mostro una fría y casi criminal indiferencia ante el sufrimiento de los judíos, y en el peor, fue cómplice del holocausto.

Un retrato más completo del papa Pío XII se podría conseguir de los documentos guardados en los archivos secretos del Vaticano, pero más de medio siglo después del final de la guerra, la Santa Sede sigue negándose a abrir sus archivos a los historiadores que buscan la verdad. En cambio, insiste en que los historiadores sólo pueden consultar los once volúmenes de material de los archivos, la mayoría correspondencia diplomática durante el tiempo de guerra, públicos entre 1965 y 1981. Estos registros, conocidos como “Actes et Documentes du Saint Siege relatifs a la Seconde Guerre Mondiale”, han contribuido a muchos de los nada halagadores relatos históricos de la guerra, y eso qu son los documentos que el Vaticano está dispuesto a que conozca el mundo.

¿Qué otros materiales condenatorios se ocultan en los archivos secretos? En octubre de 1999, en un intento por calmar la controversia motivada por dicho papa, el Vaticano creó una comisión de seis historiadores independientes para analizar la conducta de Pío XII y la Santa Sede durante la guerra. Después de revisar os documentos ya hechos públicos, la comisión decidió que: “Ningún historiador serio puede aceptar que los volúmenes publicados nos lleven al final de la historia”.

Presentaron al Vaticano una lista de 47 preguntas junto con una petición para la entrega de nuevos documentos de los archivos secretos, registros como “diarios, memorándums, agendas de citas, minutas de las reuniones, borradores”, y los documentos personales de altos cargos vaticanos durante la guerra. Pasaron 10 meses sin obtener una respuesta.

Cuando quedó claro que el Vaticano no tenía la más mínima intención de entregar los documentos, la comisión se disolvió sin acabar su trabajo. El Vaticano acusó airadamente a los tres miembros judíos de “un comportamiento claramente incorrecto” y de “una campaña de calumnias” contra la iglesia, aunque no formuló las mismas acusaciones contra los tres miembros católicos. Según las fuentes citadas por The Guardian, el acceso a los archivos secretos “fue negado por una camarilla dirigida por el Secretario de Estado vaticano, el cardenal Angelo Sodano”. Se insinuó que el cardenal se negaba a abrir los archivos porque eso sentaría un precedente terriblemente peligroso y dejaría al Vaticano en una posición vulnerable en otras investigaciones históricas, como la relación entre la Santa Sede y los regímenes militares asesinos de Sudamérica.

Está claro que hay quienes dentro de la iglesia querrían ver al Vaticano ofrecer un relato mucho más completo de sus acciones durante la guerra, unido a un reconocimiento más explícito de la persecución de los judíos perpetrada por la Iglesia Católica.

El arzobispo Rembert Weakland, de Milwaukee, parece ser uno de ellos: “ A lo largo de los siglos, los católicos nos hemos comportado con nuestras hermanas y hermanos judíos de una manera contraria a la ley de Dios”. Esto fue dicho en la congregación Shalom en Fox Point, Wisconsin, en noviembre de 1999. “Tales acciones dañaron a la comunidad judía durante centurias tanto física como psicológicamente”.

El arzobispo hizo después esta sorprendente manifestación:

“Admito que los católicos, al predicar la doctrina de que el pueblo judío era infiel, hipócrita y asesino de Dios, rebajamos la dignidad humana de nuestras hermanas y hermanos judíos, y creamos actitudes que hicieron que las represalias contra ellos parecieran actos conformes con la voluntad de Dios. Al hacerlo, confieso que los católicos contribuimos a actitudes que hicieron posible el Holocausto”.

Hasta aquí este relato verídico, donde se muestra como un papa católico esconde la ayuda en todos los sentidos. Este fragmento es tomado de una novela llamada El Confesor de Daniel Silva y este fue su epilogo, donde hay investigaciones inconclusas y que desafortunadamente es real, muy real…

Visto 392 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter