Lunes, 23 Julio 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Maestrazo de los lápices y los dibujos, que engrandecieron el arte del México Moderno...

Jueves, 03 Noviembre 2016 19:55 Publicado por en Pintura

Un chango que dibujaba, García Cabral

Dibujante y maestro que dejo una huella imborrable y toco en inspiración a  muchos colegas, tanto pintores como escritores. El nombre del personaje es el de Ernesto Ausencio García Cabral, mejor conocido por el mote de Chango, ya que venía de esas hermosas tierras selváticas de Huatusco, Veracruz.

Caricaturista y dibujante desde los años infantes, con un talento impresionante y a la vista de todos, que ya de adolescente, se convirtió en profesor de dibujo de sus propios compañeros de secundaria. Todo esto lo hace destacar lo que llama la atención de los políticos de su pueblo, que  lo empiezan a recomendar para gestionarle becas en escuelas como la Academia de San Carlos en México y con esto inicia sus primeros pininos en revistas, semanarios y periódicos de la gran ciudad, como el Ahuizote, Multicolor, Semanario Político de Caricaturas entre otros.

Involucra su talento en realizar dibujos satíricos, principalmente a los personajes de la naciente Revolución y con esto, e irónicamente, le trae beneficios académicos, ya que lo mandan a estudiar a Paris; ya por esos lares anduvo en medio de una incertidumbre ya que pierde su beca (debido a la Primera Guerra Mundial) y se dedica a trabajar para otras naciones como la Paraguaya y de ahí parte para la Argentina, donde dejo obras para algunas revistas.

Grosso modo es un breve resumen de sus inicios y de ahí regresa a la patria, donde sus portadas para la publicación Revista de Revistas de organización Excélsior lo llevan a tener cierto reconocimiento y como todos los buenos genios, es en su periodo de partida, cuando grandes escritores y pensadores lo realzan como el gran artista que fue, con alabanzas de personajes de la talla de Alfonso Reyes o el Dr. Atl.

Y muchos otros dan opiniones sobre Él, el que más lo defiende y se apasiona al declarar sobre su trabajo y su ingenio, es Juan José Arreola, quien lo descubre a los 4 años, ya cuando la estrella de vida, del Chango, va declinando al destino de todos los humanos. Son sus técnicas las que lo ensalzan, lo definen (aunque parezca contradictorio) ya que entran los trazos de norteamericanos, japoneses o franceses; todas las portadas, las caricaturas que vistieron las páginas de esas publicaciones tienen toques de art nouveau, manga o el naciente comic gringo; rememoranzas a la belle epoque de la Europa entre guerras.

Uno de estos lo puede comparar con Toulouse Lautrec, pero si hay grandes diferencias, ya que éste último se quedó con su estilo, y el Chango García no, quiso buscar otras estéticas, a veces cayendo en lo rustico de los rasgos y en otros se estiliza de una manera, más que refinada.  Lo que si resalta en él, es la viveza de los colores y hay unas estampas que no le pide nada a los maestros muralistas, bien pudo dedicarse a este género y hubiera resaltado con la misma inspiración y presencia que Rivera, Orozco o Siqueiros.

Son todos estos estilos que lo hacen despuntar sobre muchos y eso fue lo ha hecho que lo recordemos y apoyemos la moción de hacer de éste hombre, una figura obligada de las artes mexicanas y universales…

 

Visto 354 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter