Domingo, 22 Abril 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Uno de los mejores genios de la historia humana no era un pintor por naturaleza...

Lunes, 19 Diciembre 2016 12:13 Publicado por en Pintura

Una breve de la Capilla Sixtina

Si hay una obra pictórica (de las millones que hay a través de la historia) que bien merece el adjetivo de Maravilla del mundo, es la que realizo el gran maestro italiano Miguel Ángel: La Capilla Sixtina.

 

4 años y medio fue el periodo que duro la realización de esta magnífica obra. Lo curioso es que Miguel Ángel no era un pintor consagrado, su mejor arte venia hecho en piedra; la escultura era su fuerte natural. Y no fue el único de sus contratiempos, años atrás ya había tenido un trato con el que fuera su patrón de este encargo, el papa Julio II, y en un malentendido, ambos salieron enfadados, provocando que Miguel Ángel se fuera por un tiempo de Roma.

 

Pero no pasó mucho tiempo para que el papa insistiera en que el genial artista trabajara con algún proyecto y éste eran las bóvedas de la Capilla Sixtina. Es así que en 1508 empiezan los trabajos, los cuales significaron un monumental esfuerzo y reto; el primero de ellos fue el andamio, que ya había sido construido por otro artista, Bramante. A Miguel Ángel no le gusto y lo desmantelo de inmediato.

 

Pero lo más difícil eran los frescos mismos, ya que estos exigían una técnica que requería prisa para plasmarlos en el techo. Se hacían dibujos en cartones, después se dividía todo el conjunto en partes y que se terminara todo el trabajo en un solo día ya que el enlucido se seca y ya no absorbe el color. Por eso, la pared se preparaba antes, primero con cal y después el mencionado enlucido, que no es más que una mezcla de agua, cal y puzolana (esto es roca volcánica fragmentada, que s sigue usando hasta nuestros días).

 

Una vez que haya pasado esto, se traslada el dibujo sobre el enlucido y se extiende el color. Pero eso no fue todo, el mismo enlucido represento un problema en sí. Ya que al poco tiempo de realizar unas imágenes, principalmente en el que representaba el diluvio universal, se empezaba a llenar de moho y por lo mismo, se tenía que rehacer todo. Pero todo esto incremento la enorme figura de Miguel Ángel, ya que se dedicó a aprender y dominar la técnica del enlucido y adaptarlo al clima de Roma y con esto, él realizo casi todo el trabajo, lo que ha sido constatado en las crónicas y documentos de la época.

 

En uno de ellos, es el mismo pintor, quien habla de las incomodidades que tuvo que pasar:

 

«Los lomos se me han metido en la tripa y con las posaderas hago de contrapeso y me muevo en vano sin poder ver»

 

Después de 4 años, se termina el trabajo y todos los involucrados, incluyendo al mismo papa, se emocionaron con la belleza de los frescos. Con el paso del tiempo, empezaron a haber cambios y censuras, irónicamente, venidos por otros líderes religiosos, entre ellos, el célebre Giovanni Pietro Carafa, que a la postre, pasó de ser el Inquisidor principal a ser Pablo IV. Entre todos esos cambios, uno de los más impactantes fue el tapar las partes de los órganos sexuales, ya que ese era uno de los motivos más alarmantes para esa corriente conservadora de la iglesia.

 

Con todo, esta obra sigue siendo una de las más visitadas en el mundo y continúa siendo un ejemplo de inspiración, tozudez y tenacidad…

Visto 241 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter