Miércoles, 15 Agosto 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Una figura que en estos tiempos está adquiriendo matices míticos...

Viernes, 10 Febrero 2017 20:06 Publicado por en Politica

¿Alguien se acuerda de Lucio Cabañas?

Puede parecer una época prometedora, donde la rebelión tiene pequeños y tímidos atisbos por todo México, sepultados por la gigantesca ola de medios de comunicación a la orden del poder gobernante, donde las redes sociales e internet, son más aliados del sistema y sus rumores. Aquí no se ha establecido una Primavera Africana, que para ser realistas y objetivos, fue una revolución orquestada por los occidentales, sedientos de los recursos energéticos de los países del norte del continente africano, además de impedir que los sueños de los habitantes de esos países, presuntamente sometidos, se hicieran realidad y obtuvieran una moneda más poderosa y estable que el inflado dólar.

 

 

Pero esos temas quedan lejos de aquí, México tiene sus propios y desagradables problemas, muchos de ellos incitados, soportados y apoyados por nosotros mismos. Es por eso que regreso al primer punto, parece una época prometedora para incendiar el páramo que es nuestra república. Muchas voces se alzan, muchos y honestos esfuerzos quieren realizar el cambio, pero a todas luces no hay una figura prominente, que tenga las agallas para provocar el violento y necesario cambio.

 

Es por eso que pregunto en el título, ¿Alguien se acuerda de este luchador? Su presencia e ideales deberían estar más frescos que nunca, sobre todo por la desgracia acaecida a los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, ya que este líder comunista, fue egresado de esa noble institución. Lucio Cabañas sigue siendo una referencia y emblema de los luchadores sociales, idealistas contracorrientes y nostálgicos de una sociedad más justa, equilibrada y compartida.

 

Pareciera que deberíamos realizar una peregrinación a ese pequeño poblado, cuna de hombres diferentes, ya que desde el abuelo Cabañas había sed de libertad y justicia, el iniciador de la dinastía estuvo combatiendo en las huestes de Zapata; su tío Pablo se unió con otros peleadores como Silvestre Mariscal, Baldomero Vidales entre otros.

 

Lucio sentía el hambre y la ignorancia de las clases oprimidas, quiso sacudirse el yugo de los potentados y conformistas, uno de esos movimientos fue la fundación del Partido de los Pobres, que trataba de aglutinar toda la filosofía y proyecto de vida de Cabañas. Con un vaivén en diversas organizaciones sociales y políticas, Cabañas descubre el largo brazo de la opresión y el 18 de mayo de 1967 es testigo de la matanza del gobierno a muchos de los manifestantes que se habían reunido en la localidad de Atoyac.

 

Es así como empieza la persecución, las tramas y trampas para acorralarlo y hacerlo sucumbir y no de una manera física, la idea era aplastar todo el proyecto y radicalismo que componía la persona de Lucio. Así llegamos a ese fatídico 2 de diciembre de 1974, Lucio Cabañas muere entre la leyenda de haberse matado él mismo o la supuesta versión oficial de que fueron ellos quienes lo asesinaron.

 

En Guerrero todavía hay una estela de su recuerdo, sus parientes siguen orgullosos dentro de sí, a pesar de las amenazas que los han mantenido callados, a otros los han comprado con puestos dentro del gobierno. Pero a nivel nacional, la conciencia de un país sigue dormida, olvidando los mensajes y discursos de Lucio Cabañas y en una ironía de voluntad, ahora es cuando debemos sacar los viejos papeles, donde se escribieron los ideales y ponerlos en marcha, ya que es hora de recordar esos aires que provoquen tempestades en nuestra actual civilización.

 

No se trata de ser iracundos caóticos y hacer desmanes, al menos no sin ton ni son, donde se afecte a paisanos que tengan los mismos problemas que tú. No, se trata de destruir a todos esos terratenientes, latifundistas y monopolistas que están cómodamente sentados en las curules, en sus elegantes edificios, gozando con todos los beneficios que han obtenido de presidentes, diputados y senadores, convirtiendo un  enorme y codicioso circulo vicioso, que supura corrupción sin fin. Ambos estilos y profesiones de vida, políticos y empresarios, han abusado  de la nación, de la mayoría de los mexicanos que están hasta debajo de la pirámide, soportando con hambre, enfermedades y carencias, la avaricia, burla y cinismo de estos glotones de mierda.

 

Las palabras de Lucio Cabañas deberían ser escuchadas, no sólo para tenerlas presentes, sino para quitarnos el moho y enarbolar en un trapo sucio si quieren, el rostro de Cabañas y así iniciar esa obligada guerra de transformación y reestructurar está podrida sociedad…

 

Y por favor RECUERDEN A LUCIO CABAÑAS…

Visto 322 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter