in

Rolando por Cuautinchán

dav

Hola amiguitos ocios@s está vez les traemos la vuelta que nos dimos por un poblado cercano a la capital camotera, Cuautinchán. La zona es muy tranquila, hay varios poblados a pie de carretera, los cuales ofertan platillos típicos del estado y el país. Las más populares son las carnitas, la barbacha y los elotes fritos; todos ellos tienen sabores chingones. Tampoco olvidemos el néctar de los dioses, el pulque, ya lo hay en la desviación hacia el pueblo de Morelos, que se halla en una bifurcación, la otra dirección es hacia donde está el destino arriba descrito.

Ex convento de San Juan Bautista, Cuautinchán

Para rápido y mejores señas, vayan hacia la Presa de Valsequillo, si están dentro de la ciudad de Puebla, tomen la avenida de Capitán Carlos Camacho Espíritu, rumbo a la Ciudad Universitaria de la BUAP y sin moverse tanto, entroncar al Boulevard Valsequillo. De ahí, ya no hay pierde, es más, si quieren desayunar o comer antes, pueden pasar por San Francisco Totimehuacán, que también tiene sus propios atractivos como un bello ex convento, incluso, un museo de sitio, donde hay restos antiguos de animales como mamuts.

Fachada lateral…

Hay que advertir, que en san Pancho, hay unas cuadras que tienen un alto tráfico vehicular y tener un poco de paciencia, sobre todo, los fines de semana; pasando eso, te vas a buena velocidad, pero, les avisamos que hay o habrá, cámaras de foto multas, así que aguas. Como ya mencionamos, se van con orientación hacia la presa. Después de un recorrido de 15 a 20 minutos, verán la desviación hacia Cuautinchán, que se haya a la izquierda y es visible, porque a la derecha hay una gasolinera, es más, antes de ella, está un puesto de pulques, los cuales recomiendo ampliamente, tanto el natural como los curados, no dejen de probar el de café, está de rechupete.

Entrada principal…

De lo antes descrito, ya no hay pierde, verán arcos que tienen el nombre del pueblo y que son llamativos, ya que los adornan cuando son las fiestas patronales y dichos ornamentos los dejan por largo tiempo.

btr

El lugar, Cuautinchán, es muy tranquilo, también es pie de carretera, puedes viajar a otros lares como Tepeaca, que en conjunto con Tecali, los tres forman el Triángulo de Oro de conventos y, tristemente, también forman parte del llamado Triángulo Rojo del Huachicol, del cual ya se ha dicho y escrito mucho, así mejor, no  entremos en susceptibilidades.

Fachada interna…

Como decíamos, es un poblado muy relajado, amistoso se puede decir. Puedes ver habitantes caminar por su pequeño zócalo, que también tiene acceso al Ex convento de San Juan Bautista y así entramos de lleno a una descripción concisa sobre este hermoso sitio.

Arcos patio…

Fue construido en el siglo XVI, finalizando su parado en el año de 1590, se dice que, quien llevo la planeación y dirección del convento fue el español Francisco Becerra y para quienes son curiosos en los estilos, éste es renacentista. Es una extensión bastante grande, con las clásicas características que conllevan estos templos. Ya que no solo hacía funciones monacales, también era utilizado como fortaleza en caso de tener una rebelión de los naturales.

Pinturas del siglo XVI, hechas por los naturales de la región…

Dentro de este edificio se encuentra el retablo más antiguo de América, que tiene fecha de creación de 1534 y tuvo, en su principio, un destino azaroso, ya que no era, Cuautinchán, su primera sede. Estaba destinado para Tepeaca, pero, por cuestiones del destino, tuvo que ser instalado en el ex convento de San Juan.

Arcos internos…

Debemos mencionar que ya tiene cierto deterioro, pero se aferra a la vida milenaria y sigue estando a la vista de quienes quieren contemplar la belleza primaria, de un arte hispano que no era parte de las tradiciones precolombinas. La estructura es típica de ese siglo, pero hay que decir la verdad, es imponente la mole de piedra que se mantiene a través de los años.

Pintura de los monjes franciscanos…

Su patio es grande, lleno de árboles, que refrescan y mitigan la intensidad de los rayos solares que se han adelantado a un verano, que parecerá eterno. Creo que las fotos tomadas, darán fé y legalidad de la belleza de ese edificio, que todavía, a pesar de las inclemencias del tiempo, y del estúpido vandalismo de personas que han rayoneado las muestras pictóricas que hicieron nuestros ancestros.

Cristo y nopal, fusión de culturas…

Dejando de lado esos inconvenientes, no pueden ignorar la tranquilidad que de ese lugar emana. Es ideal para convivir con la familia y amigos, pueden comer y beber, y no sólo bebidas normales, también hay expendios, donde se pueden adquirir micheladas para relajar el cuerpo y alma…

Pozo…

Y no, no es el final de la historia, pero las siguientes son de ustedes, aunque suene cursi…

Fachada principal…

Vayan y salgan de sus casas y conozcan las majestuosidades que hay alrededor de esta gran metrópoli. No se van a defraudar…

Pata de perro…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comentarios

0 comentarios

Motorama la rompió en el Beat 803

Driver, una banda para seguir este 2020