Martes, 12 Diciembre 2017
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

El pasado 31 de octubre represento una fecha, que al menos en gran parte de México, no se recordó y no porque sea una cuestión de vital importancia, pero si contiene ciertos visos que no pudieran pasar desapercibidos.

Miércoles, 15 Noviembre 2017 18:55 Publicado por en Sociedad

500 años han pasado…Reforma Religiosa

Hace 500 años un monje agustino clavaba sus Tesis sobre lo que estaba sucediendo al interior de la iglesia y la venta de indulgencias por parte del Papa. Palabras más, palabras menos son lo que este religioso quería externar y reclamar a las autoridades católicas. Dicen los que saben, que con este gesto se inició la Reforma, se inició la secesión del Cristianismo.

Ya he dejado en claro que no soy un tipo religioso, no hay manifestaciones místicas en mis pensamientos y creencias; pero no puedo dejar de mencionar un hecho tan significativo como esta separación de la iglesia occidental. Aclarando en esto último, no es la primera ni creo que sea la final y eso ha pasado hasta con el Islam, que también se ha llenado de distintas ramificaciones.

Pero este no es el motivo principal de mi diatriba, sino la cuestión social – política – económica que esto provoco, el asentamiento y control de masas que se multiplico al mil por ciento, usando otras máscaras, otras supuestas ideologías espirituales pero con la misma carga de hipocresía, ambición y tiranía de su orgullosa madre católica, apostólica y romana.                

Martín Lutero cambió una era y estableció las reglas de la época en que estamos viviendo, sus fundamentos son tan solidos que no hay cabida para dudas o fisuras, a pesar que hay ciertos  tumbos. Los miedos no tienen cabida en este arreglo. Lutero entrego una aparente lucha por un seguro de vida que le otorgara comodidad y riquezas para su persona y nueva iglesia que acaba de ser abortada en medio de abundante sangre y muertos.

El príncipe elector Juan, le proporciono lansquenetes a este Mesías alemán, ya era el paladín del cristianismo y de occidente. Con ese ejército de piadosos nobles alemanes, combatió y extermino a miles de campesinos; los humildes creían en ese cambio, les habían dado la palabra de la biblia en su propia lengua y comprendían que dios era amor, piedad y justicia. Es por eso que se alzaron en armas, pensando en reivindicar el mensaje de los profetas, de los ancianos hombres, de los escritos de alabanza por un mundo mejor.

Nada de eso paso, las colinas de Frankenhausen y otras localidades germanas se tiñeron de color carmesí. Los líderes de esos movimientos fueron despedazados y exhibidos los miembros en lo alto de las torres de las iglesias. Uno a uno se capturó, señalado, a veces, por los propios rebeldes, lo hicieron porque simplemente deseaban acabar con la masacre.

Nada ha cambiado en 500 años, la cerviz está donde los poderosos pastores exigen. Lutero había abierto la aparente puerta de la transformación, pero sólo creó otra arma más potente y dio a los anglosajones, el perfecto pretexto para erigirse como los nuevos vigilantes de la Fé, pero en el fondo, son los protectores de lo material, de la siempre omnipotente y omnipresente tiranía de la economía.

500 años de un acto de atrevimiento, el cual no ha servido de nada, el sistema impera, vibra y se nota más robusto que antes…

Visto 51 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter