Lunes, 23 Abril 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Este es un hilo tomado de Twitter, muy de moda en estos momentos virtuales...

Lunes, 02 Abril 2018 18:50 Publicado por en Sociedad

¿Qué dice la ciencia sobre la muerte de Jesús?

Acabo la llamada semana santa y entre un mar de artículos con connotaciones religiosas, hallamos uno que se adentra un poco más allá de eso y les presentamos este Hilo Romano, tal cual se puede encontrar en Twitter (Antigua Roma al Día, ese es usuario).

Comenzamos nuestro #HiloRomano retomando el tema que os propusimos en el tuit anterior: ¿Existió realmente Jesús de Nazaret? Y si fue así, ¿cuál fue la causa de su muerte en la cruz? Acompáñanos en este hilo para descubrir esto y mucho más.

Hoy en el año 33 d.C. según la doctrina canónica del cristianismo, Jesús de Nazaret fue crucificado en Judea y murió para salvar a los cristianos. La realidad histórica, más allá de la fe, es algo diferente.

La crucifixión en época romana era una condena reservada para esclavos, ladrones, sediciosos y piratas por ser la muerte más dolorosa y humillante posible.

El historiador judío del siglo I Flavio Josefo cuenta que durante y tras el asedio de Jerusalén muchos cautivos fueron crucificados uno tras otro a lo largo de las vías de entrada y las murallas de la ciudad.

La tercera guerra servil (73 - 71 a.C.) también conocida como guerra de Espartaco, terminó con 6000 de sus seguidores crucificados.

Según las fuentes cristianas, en el año 337 el emperador romano Constantino abolió la pena de crucifixión en el Imperio Romano en honor de Jesucristo.

A pesar de que la religión cristiana nos da una versión mística de la crucifixión, desde el punto de vista de la fe, nosotros queremos contarla desde una perspectiva histórica, siguiendo las principales hipótesis de la investigación actual.

Jesús de Nazaret fue crucificado por ser un sedicioso contra la ley romana. Anunciaba la llegada de un reino en el que no se tenía en cuenta a Roma o al emperador.

Fue el prefecto de la provincia romana de Judea Poncio Pilato y no los judíos el que condenó a Jesús, no por sus connotaciones místicas, que todavía no existían como tales, sino por no cumplir la ley de Roma, como mencionan los propios evangelios (Lc. 23,2).

Con el paso del tiempo, el relato fue paulatinamente modificado para culpar a los miembros del Sanedrín por la muerte de Jesús. A sus seguidores no les interesaba que se viera a un Mesías contra de Roma, sino a uno que fue víctima de un conflicto entre judíos.

La imagen de Jesucristo que aparece en los evangelios es distinta de la del Jesús histórico, estudioso de la ley judía que vivió en la Judea del s. I d.C. Ahora vamos a diferenciar bien estos dos personajes: uno místico y el otro histórico.

En Jesucristo se mezclan dos figuras distintas: una divina y otra terrenal. Por un lado, la construcción mística de Christos -el Ungido o el Mesías- y por otra un artesano estudioso de la ley judía que predicaba la llegada del fin del mundo y el reino de Yahvé en la tierra.

La investigación considera que la figura de Jesús como personaje histórico es factible. Se trata de un hombre con un perfil bastante común en la Judea de comienzos del s. I. Un estudioso de la ley judía que intentó convencer a sus conciudadanos de que el fin del mundo se acercaba.

Las historias que aparecen en los evangelios, con errores, incongruencias y retoques posteriores, son la prueba de que dichos relatos se basaron en un personaje real. Por simple economía, si alguien hubiera ideado un personaje ficticio, habría creado una historia más "perfecta".

El fracaso de Jesús en su propósito de convencer a sus conciudadanos de que el reino de Yahvé en la tierra estaba cerca, lo condujo a su muerte en la cruz por atentar verbalmente contra la ley romana y el emperador, pues este no tenía cabida en el nuevo reino que anunciaba Jesús.

La 2ª figura que podemos asociar con Jesucristo es una construcción mística, “Christos” -el Ungido-, creada por Pablo de Tarso tiempo después de la muerte del Jesús histórico. En este caso, esta figura, elige morir en la cruz como sacrificio para la redención de los pecados.

Históricamente es posible aceptar la 1ª figura. Conocemos varios predicadores de la época con las mismas características. La existencia de la 2ª figura es materia de la fe y no de la historia. Ambas se fueron entremezclando en el personaje del Jesucristo canónico

A veces encontramos artículos -en internet- que niegan la existencia del Jesús histórico. Todos suelen contener el mismo error de base. Hablan de Jesús de Nazaret pero en realidad se refieren a Jesucristo, una construcción cristiana imposible desde el punto de vista histórico.

Muchos investigadores consideran que Jesús reunió a un grupo de seguidores que no debía sobrepasar las cien personas en el momento de su muerte. De ese grupo inicial, que posteriormente se escindió varias veces, surgirían los primeros "cristianos" (judíos seguidores del Mesías)

Los primeros cristianos fueron un grupo minoritario de judíos que seguía las enseñanzas de Jesús y posteriormente las de Pablo de Tarso. Pensaban que el fin del mundo estaba cerca y con él la llegada del reino de Yahvé en la tierra y la reunificación de las tribus de Israel.

Hasta aquí el Hilo Romano, una reflexión más sensata y coherente de lo que pudo haber pasado en la historia real, que después fue modificada y magnificada para llegar a lo que ahora conocemos. Lo que si da interés, es saber cómo le hicieron esa tribu de judíos, seguidores de Cristo, ya que eran perseguidos, aniquilados y difamados; para agrandar una simple advertencia del fin de mundo y apropiarse de eso que conocemos como mundo occidental.

No todos pueden hacer eso, ahí tienen a la mayoría de los judíos, no creyentes de Cristo, que casi los acaban en la Segunda Guerra Mundial y no han podido aumentar la cantidad de creyentes de su credo. Obviamente son un círculo más cerrado, que no deja pasar a nadie con facilidad. Pero eso lo pueden ver con las otras religiones, les ha costado miles de años poder posicionarse y cuando lo han hecho, no están entre las sociedades más poderosas del planeta.

Espero no salgan los mujadines y quieran quemar esta humilde página que intenta cuestionar un poco y abrir otras brechas para el pensamiento…

Visto 96 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter