in

“Es la boa…” el día en que un reptil dejó sin luz a Mérida

… Bueno, al menos a unas 15 colonias de la llamada ciudad blanca…

Esto fue el mes pasado de noviembre del terminado ’23 cuando la península yucateca estuvo pasando por un canal de baja presión, dando como resultado una serie de fuertes lluvias, lo que a su vez dio como consecuencia que en varias colonias de la capital de ese estado se vieran afectadas por inundaciones y eso también dio a otro accidente…

Esa estrepitosa noche, la del 11 de noviembre, hubo rayos, truenos, humedad y mucha agua – pleonasmo – que amenazaba con limpiar la ciudad, coches y a las personas – eso es lo que más los espantaba – y por lógica, mucha de la fauna local se espantó y buscaban refugio para evitar una desgracia, cosa que, más adelante veremos, no pudo evitarse…

El caudal arremetía con fuerza desmedida, perros, gatos, cochinita y demás animales huían despavoridos por las calles de esta colonial ciudad. Suelos y paredes retumbaban con cada estertor que el cielo emitía; parecía el sistema gástrico de Chaac, pedorreandose a diestra y siniestra, incrementando el miedo en todos, más en los humanos, aunque lo quieran negar. La verdad es que los últimos tienen la ventaja de devastar amplios terrenos de flora, logrando desaparecer los salvajes hogares de las otras criaturas, seres con más derechos que los bípedos, pero a estos pelanás les vale dos kilómetros de relleno negro y arrasan con todo lo que se mueve o tenga raíces…

Eso ha hecho que mucho de esa vida silvestre busque refugio en las toneladas de concreto, arriesgándose a ser cazados o esclavizados por los grises habitantes de esas chozas de cemento. Como sea, la desgracia de quedarse sin energía eléctrica en una ciudad que tiene en la mayor parte del año temperaturas superiores a los treinta grados, fue hecho por un reptil que sólo buscaba un terreno alto, protegiéndose del avance impecable de las corrientes hidráulicas, amenazando con subir varios centímetros y quizás rebasar la altura de una casa media.

Dicho reptil, de acuerdo a los comentarios de varios testigos, éste no era otra que una peculiar y llamativa boa, al no encontrar una elevación adecuada con varios muros de protección, escogió subirse a un poste de luz, donde había un transformador y…

Fueron 15 las colonias que tuvieron un apagón por varias horas…

Una bella especie de boa, la reconocida como Kax Kukulcán, tuvo un deceso muy electrificante

Con info de agencias nacionales, redacción y edición del Invidente Zurdo…

Written by Invidente Zurdo

El regalo ideal pal día del niño: The Official Cannibal Corpse Colouring Book

Antonio Ortuño, el escritor de influencia metálica