in

Los apagafuegos de la naturaleza, o eso se cree: los Rinocerontes

Cierto o no, a estos hermosos animales hay que protegerlos ya que están en gran peligro de extinción…

Tanto la televisión como el cine, en una ocasión cada uno, ha mostrado la acción del rinoceronte contra el fuego. Esto ha despertado nuestra curiosidad y como en la redacción le echamos más al ocio que a otra cosa, nos pusimos a investigar y…

Capítulo de los Simpsons, imagen tomada de internet…

Hallamos pocas, por no decir escasas, referencias de este hecho, tanto el internet como en los libros no hay pruebas fehacientes de que este ejemplar ejecute tal maniobra. La información encontrada nos lleva a Asia, donde los pobladores de Malasia, India y Birmania cuentan leyendas de rinocerontes apagando connatos de fuego con sus patas, pisoteando la fuente que lo origina.

De hecho, los malasios los han nombrado “Badak Api” – rinoceronte de fuego. La especie que poblaba en gran número no hace mucho es el de Sumatra, el cual, tristemente, está desapareciendo irremediablemente, quedando, hasta el 2019, 80 ejemplares entre la isla que lleva ese nombre y la de Borneo, perteneciente a Indonesia.

Rinoceronte en cautiverio en una reserva especial…
Imagen tomada de internet…

No solo ha sido la caza furtiva, así como la invasión y posterior depredación de su hábitat; otro lastimoso factor es, al no haber un apareamiento, las hembras desarrollan quistes y miomas en su aparato reproductivo. Y como se hallan aislados, no hay contactos que puedan crear esa interacción sexual.

Pasando este deprimente paréntesis, hay otra versión que tiene visos de leyenda urbana que habla sobre un documental visual de Discovery Channel que testifica este sorprendente hecho. Pero al parecer, muy pocos lo han visto y es imposible localizarlo.

Rinoceronte de fuego, imagen tomada de internet…

Como mencionamos al principio, es necesario cuidar de ellos, sobre todo, si es que realizan tal maniobra de salvaguarda, además de que, como todas las especies, cumple un papel en el planeta, ya sea en la cadena alimenticia u otras participaciones simbióticas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comentarios

0 comentarios

Invidente Zurdo

Escrito por Invidente Zurdo

La leyenda de Sabina von Steinbach, la primera maestra escultora

La realidad sobre la orina en los perfumes