in

Un día con una bebé Leona de Berbería

El día de hoy nos hace el honor de compartir sus experiencias el buen Michel Espinosa, un amigo que colaborará con varios tipos de temas. Así que vamos directo al grano con su aporte, el cual viene de las entrañas de la misma Angelopólis, es decir, desde el mero centro -y no es albur-. Demos paso a la voz de Michel:

Hoy tuve el placer de encontrarme con una bebé leona de nombre Kyra, de la especie de león Berbería o también conocido como León Atlas. Como dato adicional y cultural, esta subespecie del Panthera Leo se encuentra extinta en estado salvaje o de libertad. Los especímenes que se hallan en diversos sitios como zoológicos, circos o en manos de coleccionistas privados, no se les pueden considerar “puros” ya que han tenido cruce de raza con otras subespecies. Aunado a que no se tiene un censo exacto de cuantos ejemplares hay de éste como tal.

Kyra, leona de Berbería o de Atlas

Regresando a este encuentro, podemos suponer que, al parecer, la cachorra ya está acostumbrada a ser la sensación de sus dueños, quienes muy amablemente me la prestaron para una buena foto y un momento inolvidable junto a esa juguetona felina.

Su dueño nos comentó que la estaba vendiendo, es por eso que la estaba paseando por el Centro Histórico de Puebla capital; pero que la mayoría de gente que se topaba con ellos, nada mas preguntaba y se quería tomar la foto. El precio como tal no lo mencionó, ya que no quería crear confusión y perder su estrategia de venta.

Entrando en detalles, nos platica que es una cachorra de 4 meses de nacida. Pero regresando un poco a lo anterior, le pregunté si la paseaba sin ningún problema por la ciudad y me respondió que sí, ya que cuenta con los permisos correspondientes otorgados por las autoridades federales.

Después, retomamos la charla sobre la leoncita y las características para poder tenerla y resaltando que, aparte del espacio y el mantenimiento que requiere, también comenta que la alimentación es muy importante y a pesar de que apenas es una bebé debe de tomar 18 mamilas de leche con formula. Suministradas de la siguiente manera: 6 por la mañana, 6 por la tarde y 6 por la noche; además que le da 2 pollos enteros diarios. Este balance de alimentos le proporciona proteínas, vitaminas y otros aportes para su buen desarrolllo.

Le cuestioné si era fácil sacar el permiso especializado para tener un león y me platico que cuenta con un amigo que tiene un criadero legal con la SEMARNAT, que es la dependencia que regula estos asuntos y es quien expide los permisos. Así son vendidos con ese permiso lo que eleva su valor ya que es legal -recomendando que se adquiera de esa manera y no en un mercado negro que sólo perjudica a la especie, ya que matan a las madres de los leones por sustraer al cachorro-.

Para rematar nos dice que los oficiales de policía, al verlos paseándola, siempre quieren sacar provecho a pesar que cuenta con los permisos (la autoridad y sus mordidas, como buenos mamíferos que son). Nos termina agregando que estos leones len su género de hembras llegan a medir aproximadamente 2 metros y medio de largo y pueden pesar hasta los 160 kgs.

Tenemos que dar una aclaración importante:

Nos reservamos el nombre del dueño por las razones que mencionamos líneas arriba, para así evitarle conflictos con el gobierno y puedan tener algún tipo de acoso en las redes, ya que muchos no aprueban que se tengan, a este tipo de animales, en cautiverio y / o mascotas, por el nivel de peligrosidad que pueden tener por ser más instintivos que perros u otros seres domesticados.

Así que, disculpen este detalle, pero, algunas veces se tiene que guardar la fuente si éste lo pide. Esperemos platicar con él, con más formalidad y nos pueda autorizar el darle mención.

Michel Espinosa, mejor conocido como el Pingu, es un amante y defensor del uso lúdico de la adrenalina…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comentarios

0 comentarios

Invidente Zurdo

Escrito por Invidente Zurdo

Recuerdos de una memoria prestada II: Las aventuras de la barra…

Sala de Estar y Sala de Espera en el Museo Amparo