in

El sapo que cura: el Bufo alvarius

Este enigmático animal surge una vez al año para dar alivio a una pequeña comunidad original de estas tierras mexicanas.

Como cada periplo anual, varias personas de diferentes lugares de extranjía vienen a una pequeña comunidad Seri, en el devastado estado norteño de Sonora, para celebrar y reventarse con chingones alucinógenos, el año nuevo de la etnia y, al mismo tiempo, probar la medicina tradicional del sapo Otac, Bufo Alvarius, una especie endémica del desierto de Sonora.

Sapo Bufo Alvarius. imagen tomada de internet…

Así como lo leyeron líneas arriba (saquen de las blancas), tal cual capítulo de los Simpsons, cosa que me imagino que así se hace el rito, atrapar no de esos extraños seres batrocianos y chuparlos hasta ver el origen del universo. Pero no, en la vida no pasa todo como en la tele. Pero sigamos amiguitos en nuestra concienzuda investigación científica.

El delicioso estimulante se trata de un compuesto derivado de una secreción extraída de las glándulas del sapo del río Colorado, una de las 463 especies de batracios que existen en el mundo, pero la única que contiene en sus glándulas las moléculas neurotransmisoras Bufotenina, 5-Meo-DMT, una serie de alcaloides utilizadas por usuarios de sustancias sicoactivas y que hace una década se introdujo en la comunidad como medicina ancestral, con fines terapéuticos de sanación a diversas dolencias físicas, emocionales y espirituales. Chido por estos paisanos cósmicos, que han hallado un puente entre lo físico y el plano místico.

Infografía del sapo tomada de internet…

Para ello, hay que introducir a el guía, al famoso, el que emula a la famoso María Sabina. Octavio Rettig Hinojosa, conocido en el mundo del chamanismo como El Profeta del Sapo, explica que el “veneno” se extrae de una manera completamente sustentable, es decir, sin hacer ningún daño al animal. Siempre hay que tener conciencia y empatía por la naturaleza, así se burlen de ti que eres un hippie, sus progenitores son los culpables por reproducir gente sin neuronas.

Ahora, leamos las palabras del pastor espiritual: “Es un desalucinogenizante, es algo que te va a quitar la locura de tu mente, todo lo que te saca del aquí y del ahora, lo que no es real. El bufo alvarius vive enterrado 10 meses cada año y en la temporada de lluvias sale a la superficie a reproducirse, a alimentarse y a compartir con nosotros esta medicina ancestral”, amén a sus sabias palabras.

Imagen tomada de internet…

El tratamiento cobró más popularidad en abril del 2020, cuando el ex campeón de boxeo de peso completo, Mike Tyson, el ‘muerde orejas’, viajó a Sonora para probar la toxina del sapo y tras vivir la experiencia aseguró que abandonó el vicio del alcohol y las drogas. Mmm, tendré que pensarlo mejor, yo les sigo gustando al chupe y sustancias tóxicas, de esas que popularizo el buen Pablo.

Precisamente, este año, turistas extranjeros, así como artistas y políticos mexicanos se dieron cita en la Nación Com Cáac, donde habitan aproximadamente 2 mil indígenas de la tribu Seri, quienes se encuentran hacinados en Punta Chueca, frente a la deshabitada Isla Tiburón. Esperemos que dejen un buen de billetes, ya que la revolución sigue sin hacerles justicia, al contrario, emulamos a los gabachos con recluirlos en zonas apartadas y sin servicios básicos para que lleven una vida digna, esto lo decimos con seriedad y conocimiento de causa. Ni la 4 T les ha hecho un mínimo de caso como a otras poblaciones.

Mike Tyson, uno de los pacientes de la medicina del sapo…
Imagen tomada de internet…

Los prueba sapos, y no precisamente de los que están al sur de las chavas son de Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, de todas partes a probar la medicina. Esto lo confesó el líder de la comunidad Seri, Enrique Robles Barnett.

Incluso, el fregón de Roco Pachukote, vocalista de la legendaria Maldita Vecindad, anda dándose un rol por esa zona. El artista llegó hace varios meses a la comunidad para hacer lo que denomina como “activismo espiritual”,  (sácate las definiciones mamonas), a fin de apoyar a los pobladores y buscarles una mejor calidad de vida, toda vez que padecen de urgentes necesidades, como la falta de agua potable, el exceso de basura y las adicciones en jóvenes y adultos.

Roko Pachocote, líder de la Maldita Vecindad…
Imagen tomada de internet…

El desafío justamente está en realizar un cambio social para mejorar la salud de los habitantes, cuidando los recursos naturales y compartiendo los saberes ancestrales, explica Rettig. Rettig, oriundo de Ciudad Guzmán, no sólo aplica la medicina en Sonora, sino que, tras haber sido miembro de la Reserva Activa de la Asociación Naciones Unidas en Venezuela, el doctor y chamán realiza giras en más de 40 países donde aplica sus conocimientos de medicina tradicional, que se enfoca en el uso terapéutico del Bufo Alvarius. Es decir, como rock star de la pachequez.

El sapo se fusiona con rapé, un tabaco del Amazonas, que se aspira y que se popularizó en los años 80 entre los usuarios de sustancias psicoactivas y últimamente se le da un uso terapéutico para disminuir síntomas de ansiedad, depresión o adicciones.

Pues hay que creer en sus tradiciones, y lo decimos fuera de vacilada, la mencionada señora Sabina tenía esas sesiones curativas y por los cientos de testimonios que hay y confirman la validez de los resultados.

Lo antiguo no significa desuso…

Con info de distintas agencias como El Sol de Hermosillo, Debate y / o Milenio…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comentarios

0 comentarios

Invidente Zurdo

Escrito por Invidente Zurdo

Se nos fue Alfonso Zayas

Un embriagador y su añejamiento con el Black Album