in

Atomik, un vodka de la zona de exclusión de Chernóbil

Estos pinches eslavos se la maman, casi literalmente, nos llegan noticias de un país que pertenecía a la extinta Unión de Stalin, o sea, Ucrania, donde hay un buen número de chicas que buscan nacionalidades diferentes por medio del casamiento express, virtual y con lana. No se emocionen, por lo regular buscan vatos de países donde hay harto varo, bueno, en este caso euros o dólares.

Volviendo a la susodicha botella, ésta lleva por apelativo “ATOMIK” – chida la referencia -un vodka no radioactivo producido con granos obtenidos cerca de la zona de Chernóbil, Ucrania. Como cuestión mercadológica está muy chingona, no podemos obviar ese detalle comercial.

Imagen tomada de internet…

El proyecto de este chupe existe desde hace dos años, remontándonos al 2019 y fue una idea imaginada por unos científicos locochones, que estaban esperando que el primer lote saliera ya al mercado, pero la pinche policía ucraniana tenía que meter sus narices – así como sus manos -, ha detenido la distribución y se ha incautado de las botellas. Ojalá no se la traguen como buenos cerdos que son; atascados y coludos.

Dicho concepto alcohólico le pusieron el atinado nombre de Proyecto Atomik. La intención erademostrar que las tierras situadas en la zona de exclusión de Chernobyl ya están listas para ser aprovechadas. Y ellos no querían desaprovechar tal oportunidad para embolsarse unos buenos grivnas, así se le llama a la moneda que circula por esos bellos lares.

Imagen tomada de internet…

Liderados por un tal profesor Jim Smith, estos científicos – más no charlatanes – señalan que más de 30 años después de la terrible catástrofe nuclear que estremeció al mundo,el principal problema de Chernóbil no es la radioactividad, sino su pobre desarrollo económico. Y con esta idea en mente fundaron la empresa The Chernobyl Spirit Company.

Así, se han puesto manos a la obra para fabricar un vodka artesanal utilizando los cultivos de una granja local. Pese a que el centeno empleado está “ligeramente contaminado” (oye esa mamada), Smith asegura que el chupe vodka es totalmente seguro, ya que todas las impurezas se quedan en el agua de desecho durante el proceso de destilación.

Imagen tomada de internet…

El objetivo de este proyecto va más allá de lanzar un producto original y morboso: más bien, era destinar todos los beneficios de las ventas a ayudar a las comunidades que aún padecen las consecuencias económicas del accidente de 1986 (¡ajá!). Las autoridades ucranianas, a pesar de que los tests de radiactividad efectuados en el alcohol han salido por debajo de los límites permitidos, no lo han visto tan claro, a pesar de que, dicen las malas lenguas, ya se empedaron a la vieja usanza cosaca. Lo único gacho que tuvieron fue una culera cruda que les duro como tres días.

El primer lote de 1500 botellas ha sido interceptado por la policía cuando salía de una destilería del norte de Ucrania con destino a Reino Unido y los servicios de seguridad ucranianos están llevando a cabo una investigación al respecto. Por su parte, la compañía está trabajando con sus abogados para liberar el cargamento y confían en que podrán resolver el asunto.

Viéndolo bien, así como ejercer un análisis concienzudo, al igual consultando Premios Nobel de la talla de Sheldon Cooper y su pandilla; hemos concluido que no estaría mal que lo dejaran libre y lo podamos catar sin restricción. De por sí nos tragamos mierdas como el Tonayán o el dizque brandy Contemporáneo, que pinche daño nos puede un poco de radioactividad.

Cosas peores me he metido por boca, nariz, brazo y otros miembros…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comentarios

0 comentarios

Invidente Zurdo

Escrito por Invidente Zurdo

Libros gratis del MIT / Massachusetts Institute Technology

China, país número en consumir habanos