in

Rezso Seress, músico y autor de la canción que incita al suicidio

Hay personajes históricos con enorme talento que para su triste fortuna pasan a los libros por un sólo hecho y sí éste es con tintes oscuros y / o malvados, más se engrandece ese único factor. Ejemplos hay muchos, algunos muy populares y otros no tanto. Pero ahora nos enfocaremos en una persona, húngaro de ascendencia y con un enorme repertorio autoral, pero reconocido por una canción que ya ha pasado a ser una leyenda urbana. El susodicho, Rezso Seress

Como ya mencionamos, Rezso nació en el desaparecido imperio Austrohúngaro, esto sucedió a finales del siglo XIX. De su infancia y adolescencia se sabe poco, lo que sí se resalta es su habilidad autodidáctica para aprender a tocar instrumentos musicales; destacando su manejo en el piano. Pero antes de pasar a su famosa canción, Domingo triste o como se escribe en húngaro, Szomorú Vasárnap habría que añadir lo duro de su vida, ya que, al ser de origen judío, peligraba su vida con el ascenso de los Nazis.

A pesar de eso, fue un afortunado, no murió en los campos de concentración donde estuvo detenido. Es de suponer que toda esa experiencia y el drama la llevo a sus composiciones y para su desgracia, la mencionada de Domingo Triste, parece ser el epítome de toda esa melancolía. Pero he ahí la contradicción o falsa suposición de que fue concebida, la canción, en ese período. No, fue entre las guerras que nació su obra, en eso hay que reconocer que también fue una época deprimente para todo el mundo, principalmente Europa.

De su concepción se dice que aparece en una tarde lluviosa de París y que está basada en una relación desafortunada del propio autor. En otra versión, es un amigo quien tuvo ese mal pasaje romántico. Sea como sea, nace la leyenda negra de una canción que fue prohibida en su país natal, así como en los Estados Unidos. Sus notas son tan tristes y pesimistas que muchos dicen que empujan a las personas al suicidio.

No hay casos documentados que prueben eso, lo que si puede ser una coincidencia es que todas las catástrofes que asolaban al planeta, creaban una atmosfera difícil de llevar, lo que arrojo a muchas personas a matarse. Puede ser que la canción estaba de moda y era del gusto de quienes tomaron la salida por la puerta fácil.

Y en esas ironías de la vida, fue el propio Rezso quien decidió abandonar su precaria vida y morir por su propia mano en 1968, después de ser una persona en la mendicidad, que solo tocaba música para poder llevarse algo de comida al día.

Una historia que se ha repetido a lo largo de la historia, ¿o no amigos artistas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comentarios

0 comentarios

Invidente Zurdo

Escrito por Invidente Zurdo

Reproducción Apomictica en los agaves

Los gustos de un artista: Ángel Chánez, Canijo Conejo