in

Flotando entre las notas siderales de VUUR

Cuando en algunas ocasiones / momentos / cosas son hechas por primera vez hay cierto nerviosismo por no saber como saldrá el resultado final; puede ser un desastre total o una ejecución sublime para los sentidos. Y eso que puede haber buenas recomendaciones para que uno se arme de valor y diga: “a chingar a su madre los pastores, me lanzo a probar algo nuevo”

Eso no impide que uno aproveche la tecnología y nos pongamos a investigar de que va tal o cual cosa, en este caso, ir a ver una banda que no estaba dentro de nuestro radar y ver de que van, cuales son sus influencias y como éstas han nutrido el sonido de estos músicos. ¿Y quienes son estos emprendedores melódicos?

Esta es una banda novel en la industria, pero quienes la conforman son unos grandes ejecutantes, con una carrera más que probada en la industria y estos intérpretes son liderados por la extraordinaria y versátil cantante Anneke van Giersbergen.

También hay que agregar que el concierto, al que fuimos con mucha ansia y curiosidad, estaba programado durante el inicio de la tarde de un famoso festival enclavado en la provincia checa. Nuestra sorpresa fue ver que había una buena cantidad de asistentes que tenían un poco más de contacto con el arte de VUUR… exacto, ese el nombre de esta agrupación que se forjo en las marismas de los Países Bajos.

Hay que aceptarlo, esta banda fue una chingona sorpresa para mis gustos, más por tener otras expectativas de género, pero eso no nos prohíbe buscar alternativas que vayan más allá de velocidad y violencia sónica, algo que los neerlandeses cumplen con amplia satisfacción. Su categoría puede enclavarse en Metal Progresivo y lo que nos dejaron escuchar no se aleja mucho de ese convencionalismo sonoro.

Pero el progresivo de  VUUR es con potencia, aprovechando las buenas cuerdas vocales de Anneke, y es que ella, como principal aliciente y fundadora de este grupo, más no proyecto alterno, propuso a todos sus compañeros que esta nueva empresa fuera una combinación de pesado con lo melódico – lo que nos trae un poco a la memoria ciertas reminiscencias de The Gathering – cosa que han logrado forjar; teniendo orden dentro de un caos lo que provoca canciones bellas, chingonas y con un increíble enfoque guitarrero.

A pesar de los minutos que les dieron, estos artistas lograron sacar lo mejor de sí y dieron un recital que, para nuestro oídos y ojos, fue cabrón, con subidas y bajadas en los ritmos que emanaban de los instrumentos de cada uno de ellos. Los ensambles de notas fueron bien liderados por la portentosa voz de la van Giersbergen, cadencia, potencia y entonación son su sello, que navegan a la perfección con lo mostrado por sus compañeros.

Así dimos paso al mosh, los coros y saltos con rolas como Days go by, Time, Freedom, The Martyr and the Saint, Your gloriuos ligth Will shine, Valley of diamonds y otras más que sonaron poca madre, creando una buena relación con todos los fanáticos de la buena música que se dieron cita en esa fría tarde, cosa que no sentimos por las oleadas de calor que provenían de ese escenario que fue más que aprovechado por estas 5 almas, huestes de VUUR.

Los otros integrantes – pa’ que no vean que hay favoritismo por una de las cantantes que más admiramos – son:

  • Ed Warby – Batería
  • Jord Otto – Guitarra
  • Ferry Duijsens – Guitarra
  • Johan Van Stratum – Bajo

Y para que vean un poco de lo que gozamos, les vamos a dejar un buen de fotos para que vean que no mentimos ni exageramos…

Ocioltura recomienda ampliamente a VUUR…

Borrador del texto e imágenes por RockPalace Mendoza, la edición corrió a cargo de El Invidente Zurdo

Written by Invidente Zurdo

Antonio Ortuño, el escritor de influencia metálica

Describiendo el recorrido de Larva