in

Hecho en Puebla, Antología del Cómic en Puebla

Me debía esta reseña, más porque el tomo está alegremente en mi librero y lo he releído unas 5 veces, encontrando cosas nuevas en sus argumentos, así como en los trazos de quienes apoyaron con este noble, entretenido, educativo y valioso ejemplar.

Puebla es una zona metropolitana que va creciendo físicamente, pero en una contradicción, en ciertos sectores no va a la par. Culturalmente es abundante en su arquitectura, en historia, arte sacro y centros educativos, entre otras cosas. En las expresiones artísticas también hay riqueza, pero está, por así decirlo, dispersa.

Imagen de Canijo Conejo para la Antología

Ya escuchamos de excelentes cantautores, pintores, escultores, escritores, poetas e ilustradores. Pero, así como surgen, desaparecen, no en el sentido literal, más bien, parecen esconderse. Integrarse al plano subterráneo, ya sea por voluntad misántropa o por ser relegados por las tendencias de moda. Quiero creer que es por lo primero, ya que admiro a muchos de estos artistas y sé del gran potencial que poseen, así como la tenacidad para seguir creando.

De eso va este libro y no en un tono pesimista, al contrario, trata de mostrarnos a quienes se dedican a la profesión autoral de cómics en la Angelópolis. Obviamente, tratan de ir a las raíces más contemporáneas y no por un hecho de desdén a un pasado más profundo; se reconoce que no hay mucho material escrito o gráfico que pueda darnos una idea de una historia oficial de los inicios de esta labor.

Interior de la Antología con arte de Beatrix…

Es por eso que se toma como base a las décadas recientes, teniendo un punto de partida en los años 90’s, siguiendo con los siguientes 20 años del nuevo milenio. Y para ese recorrido verbal y visual, los autores tienen apoyo del Conejo Pepito y Peyotina, una singular pareja, que, con sus ácidos y honestos comentarios, van deambulando por la mancha urbana de la zona metropolitana.

Así es como se van mostrando a comiqueros o diseñadores que ya han estado labrando un nombre en la industria y más que ser una mera presentación de sus portafolios, son los verdaderos colaboradores de esta antología poblana. A su manera, vemos como – frágilmente- van dando continuidad a la historia del cómic.

Interior con reseña de “El Fisgón”

Los nombres de Beatrix G. de Velasco, David Espinosa “Dee”, Mr. Power, Mizumel, Conejo Muerto, Fernando Figueraz, Daniel A. Goiz, Eme de Armario, Elmer SosaAldo Bonanni, Virus Visal y Alex Parada “Jape” son quienes nutren con su arte al hambriento curioso que quiere descubrir y obtener influencias para hacer su trabajo, no importa si no tiene el talento.

Que decir de aquellos que con su prosa terminan de redondear la experiencia: Gerardo Sifuentes, Rafael Barajas “El Fisgón”, Ulises Vázquez, así como los propios anfitriones, Ángel Chánez y Beatrix. Con su experiencia y sapiencia nos convencen de que todavía falta mucho, de la gigante apatía que nos cargamos, de la timidez inherente, la falta de atrevimiento y otras parias que nos envuelven; pero que nunca es demasiado tarde y la esperanza muere al último.

Interior de la Antología con arte de Beatrix…

Sí, es un cliché, pero si no nos agarramos a un clavo caliente, este mundo seguirá siendo normal y eso mis amigos, es un paraíso en el que no quiero vivir…

Hecho en Puebla – Antología de Cómic es una obra editada por la Secretaría de Turismo y Cultura del Estado de Puebla e impresa por El Errante Editor, S.A de C.V. con producción de Nube Nueve Ediciones.

Para mayores informes de compra de este libro o el de Canijo Conejo, es directamente con Ángel Chánez, mejor conocido como Conejo Muerto. El precio de la Antología es de $280 de los devaluados y el del Conejo sólo son $200 varos. https://www.facebook.com/CaptainTsunami esta es su liga para que lo contacten y adquieran estas bellezas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comentarios

0 comentarios

Invidente Zurdo

Escrito por Invidente Zurdo

Cuando el matar se vuelve cotidiano

Thrashlord, la nueva vieja guardia del Metal