in

Y la bruja se volvió sociable

Había una vez una señora que fue señalada, juzgada y culpada de algo que, sí hizo. No, no es un cuento antifeminista, no es agregar una tonelada de ladrillos al género, más bien, es una anécdota, que no culpa o victimiza a nadie. Solo relata el descenso, ascenso, manipulación y aceptación de una sobre los otros.

Sólo es mostrar como el agua se revolvió con el aceite sin ningún tipo de problema…

Este pintoresco personaje vive en una ciudad construida por seres celestiales, se dice que nació hace 8 lustros y pico más. En su expulsión hacia el arisco terreno físico, llovió e hizo mucho frío, como presagiando que esto convulsionaría a su pequeño y particular mundo. Algo que con el paso del tiempo se ha comprobado. Hasta la fecha no les ha dejado de llover, de enfriar el ánimo, a pesar de las habilidades de todo parentesco. No la pueden frenar, pero hay una cosa que no pueden negar, es una complicidad aceptada.

Antes de ser adulta se volvió mujer, porque lo suyo no era desarrollarse dentro de un ámbito familiar, que, dicho sea de paso, ésta, tampoco es un ejemplo a seguir. Quiso hacer matrimonio con alguien que le doblaba la edad, pero sólo fue una mera llamarada de petate. Al poco tiempo de estar en ese nicho se aburrió y quiso darle aventura a su entorno.

Por eso, ¿qué mejor que hacer terremoto dentro del entorno intimo? Tentó y provocó a un pariente cercano de quien presumía ser su pareja y dueño. He ahí uno de los primeros errores, ¿Cómo carajos quieres madurar si te metes a la cama de un psicópata? Eso también nos arroja a la luz el por qué ella es así, siempre lo fue, solo necesitaba un mentor para explorar y explotar su descontrolada psique.

Tal pariente se engatuso y probo la hiel que supura el bajo vientre de esta bruja en ciernes. Enloqueció y pereció, todo por una pasión no correspondida. Su compañero de sangre supo de las travesuras cuasi infantiles del tipo y su amada carroña. No hay final feliz para este tramo de la fábula. Un entierro y preguntas de su madre es lo que hay en este túnel… drama lacrimógeno, digno del canal de las estrellas.

Ese ritual de sangre era lo que necesitaba la señorita, tres veces ya había sangrado, por voluntad, por lujuria y por hambre de ego…

Ya no es una novata, a pesar de lo que pueda pensarse de su edad. No, sus poderes están creciendo, sus pócimas van adquiriendo más maldad, lo que terminaría con la farsa de su casamiento. Eso no es para ella, simplemente es una herramienta necesaria…

Cuarta sangre.

Con su abandono, provoco que sangrara el alma de su parodia de príncipe, cosa que regocijo a la bruja, ya que le daba más sometimiento a sus pequeños súcubos que siempre la han acompañado desde que rompió las paredes vaginales de su madre. Más cadenas que usar, aunque sabe que deberá arrastrarlas cuando su verdadero padre venga por ella.

Después de ello, se hastió de saquear a su seno familiar, por lo que busco nuevas victimas que ofrecer a su holocausto personal. No pasó mucho tiempo para hallar a quien fungiría como su nuevo cordero. Fue una verdadera carnicería amorosa, espiritual y emocional.

Dicen, quienes estuvieron en el festín inaugural, que se bailó desde temprano, haciendo un enorme recorrido por una antiquísima urbe, lo que le doto de un misticismo anhelado, ya que el sacrificio iba acorde con las tradiciones de esos barrios. Una remembranza, en pequeña escala, de la matazón española…

El susodicho no supo en el lío que se metía, simplemente se decía: “así debe sentirse el amor”. Enamorado como pinche colegial, corría detrás de ella, cumpliendo todos sus deseos, hasta el más sucio y vulgar que pueden imaginarse. Dinero y cuestiones materiales era lo que ansiaba, en ese momento, la bruja. No podía estar más satisfecha. Sangraba por quinta vez…

Sexta y séptima sangre

Esta parte es muy fácil y corta de explicar, nacen sus dos seguidoras más fieles, las que, hasta la fecha, están replicando las maneras, con pasos cortos pero seguros…

Octava sangre

La monotonía se impone a sus anhelos pasionales, por lo que invoca a su tálamo, a decenas de imbéciles acólitos. Cada uno de ellos piensa que es el oficial, por derecho, de su vampírico amor. Otros no son tan ilusos y van a lo que les urge: desparramar su semen por pura diversión. Eso le aturde, la bruja estaba acostumbrada a manejar, no a ser utilizada como una mera expresión de carne. El tiempo no pasa en balde…

Se empieza a cansar, no halla a la marioneta adecuada, hasta que cae un eterno romántico del sexo infiel. Nada mejor para ella, es la arcilla perfecta para sus planes, pero, eso no le quita que siga haciendo ejercicios amatorios con otros sátiros del bosque de asfalto. Hasta uno de ellos le otorgo un carruaje que ya no le servía, más que para llevarla a fornicar de a gratis, jejeje, ella tuvo que reponer las llantas de ese vejestorio de hierro. Como sea, el nuevo plan estaba en marcha…

Uso tantas argucias que marearon a este pendejete, era un títere sin capacidad propia, hacía lo que ella quería. Tan estúpido se comportaba que no se daba cuenta que hasta con sus amigos quería cupular…

Con ella consiguió un escalón más, el ocho de las venas de su pareja, ¿y cómo fue? Fácil, dándole en su madre con una verguiza que no se esperaba, y todo para robarle unos cuantos miles de pesos. La trampa fue simple, pero efectiva, llegar al cuarto de la discordia y encontrarla con el corneador. Eso fue tan efectivo que el imbécil del esposo religioso cayó redondito…

Todo parecía ir sobre ruedas, gastar lo poco que chingaron en pendejadas no fue difícil, lo duro, para ella, era separar a sus aprendices (prole) del gnóstico (marido), ya que él quería limpiarlas del estigma materno. Lo logró, pero por un corto tiempo…

La moderna inquisición llego a la escuela de las hijas, y ahí fue arrestada como una vil delincuente, algo que no puede negar, lo lleva marcado en la frente. En pocas palabras, así fue, la bruja pensó que el marido era muy pusilánime, quizás sí, pero a veces la valentía llega cuando menos lo esperas. Fue la acción ideal, humillada y encadenada ante sus pares y enfrente de sus crías…

Un año estuvo en esa mazmorra, encerrada sin piedad, pero eso no la detuvo para seguir invocando demonios y mandar maldiciones a quienes ella creía, los culpables de su desgracia. No importaba si eran inocentes, culpables, si estaban o no involucrados con su juicio. Su marmita no dejaba de hervir, creando elixires que pudieran acabar con todo lo que su memoria creyera que habían participado…

Parecía que la redención podía darse, pero no, esquivo la purificación y mantuvo su manto impoluto, la negrura de la verdad no cabe en su pensamiento. Ese largo periodo, porque en el animo brujeril, eso es una eternidad, el calabozo, no la deja desenvolverse con más bríos, las paredes y rejas son una tortura. Por eso, quienes le impusieron la letra escarlata, pensaban que iba a haber una limpieza…se equivocaron. Al contrario, fue la invocación a una furia descontrolada…

Esto apenas empieza…

Novena sangre

Tuvo la suerte de tener como consanguínea, a una bruja multicolor, esa que es casi imposible de encontrar, es más, muchos dudan de su existencia. Este tipo de ente es sensorial en extremo, he ahí su fortaleza… y debilidad…

Esa sensibilidad le otorga una compasión enorme, que los creadores aprovechan para ser crueles y benignos con ella. Es una tortuosa dualidad. Por cada acto benevolente, hay tres recompensas amargas, por contradictorio que suene, así es. Ello la llevo a pagar la fianza material que el consejo de la inquisición pidió para ver libre a la bruja blanca…

Ese acto de contrición, por pequeño que se viera, fue un gran atisbo para la susodicha. Oportunidades da el ojete destino…

La bruja se relamió los bigotes, es el día de la expiación, pero… ¡no! Hemos dicho que los creadores saben de las multicolores, gozan con sus debilidades, con el sadismo que imponen, pero no las sueltan, así como así, aún con el enojo del padre, no pueden deshacerse de uno de sus mejores amuletos, ya que ellas los alimentan… y eso no puede abandonarse…

Pero eso no impide la diversión… son sabedores que la novena sangre es casi imposible de obtener, más porque se trata de repetir el acto de Caín, un truco que no tiene falsedad…ni duda que lo acompañe…

Eso le ha traído un gran quebradero de cabeza a nuestra protagonista. Ya hace esto, intenta lo otro. Purga el alma, destruye el ego, esparce mandamientos al aire, invoca centauros, pone trampas. Nada funciona, nada parece hacer efecto…

Llora, grita, golpea, castiga…

No hay resultado. La novena sangre se parece diluir…

Sin embargo, hay un resquicio en la terquedad de los dioses…

Utiliza el último recurso: la lisonjería…

Engatusa a los parientes cercanos, los hermanos de la madre bruja son el objetivo principal, porque, aun con la presunción de entereza que de ello presumen, sabe ella, que son unos viles mojigatos, que reciben regalos de los griegos sin ningún cuidado…

Es así, como la lengua la vuelve un ser respetable, un ser de sociedad. Carisma que la hace ver, en apariencia, confiable. Es el alma de la fiesta. Es la piadosa. La mamá sacrificada. La virgen María…

Sus halagos, sus cuentos y actos de misericordia, su nostalgia, su inventada tristeza, la vuelen una mujer sacrificada por y para los dioses. Hasta éstos dudan y le empiezan a mandar su escudo – malditos hipócritas -.

Esta a pocos pasos para hacerse del vital líquido, en su más pura esencia…

Lo que no sabe, pero tú y yo sí, es que hay 6, que se multiplican por otros 6, y a la vez vuelven a ser los 6 del inicio, que la cuidan más que el barbón que está en el fantoche trono, el omnisciente – omnipotente…impotente.

Fin

MenPal

Diciembre 29, 2021 14:42 hrs…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comentarios

0 comentarios

Invidente Zurdo

Escrito por Invidente Zurdo

Trascender

Precuación con sus mascotas en la Laguna de San Baltazar, Puebla