in

Breve descripción del Festival del libro Puebla 2023

Esperamos que esta edición se replique en los siguientes años, sin importar que no sea el mismo partido gobernante – pobre y estúpido iluso – pero que lleve, o al menos lo trate, de establecer un espacio para editoriales que se divulguen y vayan con la gente que quiera leer un poco más. Y eso, a los nuevos ojos del gran hermano sea un gran pecado, pero no importa.

Con lo que vimos y vivimos un solo día, debemos decir que hay esperanza a las páginas física e impresas en ese material blancuzco u ocre. Los libros impresos son la mera reata para quien sabe lo que busca. Obviamente no es la regla a seguir – o mamarla – pero si establece un camino de letras que ya está perdiendo por la prisa de ser y vivir en un plano virtual…

Y eso es lo que presenciamos en el Centro de Convenciones de Puebla, en pleno corazón de la mal llamada Angelópolis; un cumulo de personas queriendo salir de la matrix y establecer gustos “diferentes” a sus crías.

Y siempre hay un pero…

La iniciativa tiene un trasfondo que no es tan visible, y eso se agradece, pero platicando con los expositores, siempre hay un motivo político. Pero como sea, se agradece que les hayan dado espacios o stands gratuitos a editoriales o autores que bien valen la pena conocer – o redescubrir…

Es así como anduvimos caminando entre los improvisados pasillos de libros, porque así palpamos y escuchamos, degustando títulos conocidos y otros que ni chaquetera idea teníamos. Ni la lluvia impidió que nos detuviéramos a conocer venerables tomos.

Y vaya que tuvimos el gusto de que nos presentarán ediciones que no teníamos idea que existieran. Por eso nos aventuramos a adquirir ejemplares diversos. El chiste es apoyar a autores y editoriales, gastando lo justo que ellos creen pueda tener un libro para un país que no lee…

Y en eso andábamos cuando nos encontramos con uno de los autores más resistentes y resilentes de esta mierda de ciudad: El Conejo Muerto o Canijo Conejo…

De lo que hablamos queda en el tintero de las emociones internas y personales, pero bien podemos decir que la guerrilla se combate con ideas…

Written by Invidente Zurdo

La banda del rosarito no quieren los peluches de Behemoth

In Lak’ Ech nos pone a bailar a todos