in

Jean-Jacques Annaud y el Oscar nunca visto

#pcm patricia martins, 8 de Outubro de 2015, entrevista a Jean-Jacques Anaud no hotel sofitel na avenida da liberdade, lisboa, portugal

Jean – Jacques Annaud es un nombre refulgente de la cinematografía frncesa y mundial, un artista forjado a cincel y piedra que no le disgusta tomar riesgos para buscar y lograr otros enfoques diferentes a los ortodoxos, que siguen estándares establecidos para lograr un beneficio, principalmente, económico.

Es toda una curiosidad y sorpresa que su primer cinta fuera aclamada mundialmente por la crítica, tan así que se llevo la estatuilla de Hollywood a «Mejor película de habla no inglesa» en el año de 1977, pero detrás de ese mérito hay una campaña de marketing sui generis, que fue manejada de manera magistral y con mucha discreción.

Pero antes de entrar a ese tema, veamos cual es la referida película. Blanco y negro en color es el título de dicha película y es protagonizada Jean Carmet, Jacques Dufilho y Catherine Rouvel situada en 1915, tomando como referencia el conflicto bélico entre Francia y Alemania en la frontera de Camerún y Oubangui. Tal confrontación, entrando en el contexto histórico, se dio entre los colonialista de esos territorios debido a la Primera Guerra Mundial. Lo más interesante que fueron los galos quienes obligaron a sus pobladores connacionales a enlistarse y enfrentar a los habotantes germanos del otro lado de la línea.

Una temática más que interesante, trabajada con un gran expertise por Jean – Jacques, dando por resultado una verdadera joya que con el paso de los años se ha vuelto una película de culto. El buen Juan estaba de plácemes pero también paso por varias anécdotas que no fueron muy agradables para el cineasta. Esas experiencias fueron contadas por el maestro en una entrevista que tuvo a bien dar a la revista Les Années Laser y leeremos parte de ello, incluyendo como es que el autor de esta movie no haya asistido a la gala de los Oscares de ese año y recoger lo que por derecho, creemos, le pertenece.

«La idea surgió de una Historia de Camerún escrita por un clérigo, que contaba cómo un general alemán había resistido los ataques de franceses e ingleses en un pequeño pueblo del norte del país durante la Primera Guerra Mundial», cuenta Annaud a la revista en declaraciones recogidas por el sitio web Allocine recordando los problemas financieros por los que pasó la producción antes de que la película fuese una realidad.

Según el director, figuras de la industria de aquella época llegaron a decirle que «que las películas sobre negros no interesaban a nadie», pero finalmente pudo rodar en Costa de Marfil con un equipo predominantemente local. Su estreno en las salas de cine fue decepcionante: el largometraje apenas atrajo a 175.000 espectadores en Francia.

Sin embargo, a aquellos que no confiaban en el proyecto les esperaba una sorpresa: la película ganaría el Oscar a Mejor película de habla no inglesa en 1977. Sin embargo, Annaud nunca llegó a verlo: «Cuando la película ganó el Oscar, yo estaba en casa, en París y no en Los Ángeles, porque mi coproductor suizo, Arthur Cohn, había dejado creer a los americanos la idea de que yo era negro y, según él, habría perjudicado a la película que hubieran sabido que era blanco»

“En pocas horas me convertí en un tipo maravilloso y en un cineasta brillante”, recuerda. «En cuanto al Oscar, nunca lo he visto. Debe estar sobre el escritorio de Arthur Cohn».

Vayas historias las que se logran para conseguir un sueño y este prolífico autor audiovisual debe de tener muchas más en el baúl de los recuerdos…

Busquen sus filmes, no se arrepentirán…

Written by Invidente Zurdo

Locura de canícula interna…

Probando cervezas antiguas: Arqueología chelera