in

Recomendación cinéfila amateur: The Monuments Men

No somos mucho de hablar de películas por una simple razón, somos fanáticos de ellas, pero no somos expertos estudiosos de las mismas. Tampoco somos unos lerdos ignorantes, eso sí, nos gusta apreciar cualquier manifestación artística; los pequeños detalles hasta la grandilocuencia manifiesta de muchas de esas obras firmadas.

El cine, como cualquier otro arte, es complejo, cada musa tiene su buen número de amantes lujuriosos y por lo mismo, férreos defensores. Pero, por otro lado, hay en esa defensa, los que son – se consideran – críticos exacerbados que pueden ser incómodos, por decir lo menos. Destrozan sin compasión cualquier cosa que crean no está a la altura de cualquiera que sea la materia que hayan decidido incursionar los artistas.

Difícil tema que debe tener su propio ensayo, pero hoy no es la ocasión, hoy queremos que saquen unas palomitas, se quiten la ropa formal, pónganse atuendos más relajados, aflojen – en lo que cabe – un poco las neuronas y disfruten una película gabacha que cuenta una historia más que interesante: el robo de arte por parte de los nazis.

“Al ejército parece que no le interesa mucho el arte, pero el oro sí” – Walter Garfield (personaje interpretado por John Goodman).

The Monuments Men es una producción del 2014, que financiaron Columbia Pictures y 20th Century Fox; ambas entidades confiaron en la prosa y dirección de George Clooney, además de agenciarse uno de los protagónicos, pero digamos que fue algo mesurado en su actuación dando un poco más de tiempo y relevancia a un excelente grupo de histriones.

Ya mencionamos a Clooney y Goodman, nos faltan la estupenda Cate Blanchet – que pensamos no le dieron más exposición en la movie -, Bill Murray, Matt Damon, Jean Dujardin, Bob Balaban, Hugh Bonneville y otros más que le dieron, por ese lado, un rebosamiento que algunas veces se agradece; y más cuando se trata de una pieza con contenido histórico.

Y en esa exposición histórica, George Clooney coescribió el argumento con Grant Heslov. Él, Clooney, admite que la película se basa en un 80 % de precisión en ese contexto, dejando el resto a una dramatización ficticia para darle más punch al largometraje. Cosa que, siendo sinceros no logro ese cometido.

Lo anterior lo decimos porque la mayoría de las veces, la realidad da mejor argumento de pundonor a los personajes que estuvieron ahí. En ese caso, las personalidades, junto con sus nombres y acciones, fueron cambiados para darle un mejor nivel cinematográfico.

Quitando eso, que presupone la base para que sea una gran película, la trama es más que interesante ya que ese saqueo fue real. Hitler estaba transformando la ciudad de Berlín, la doto e iba a incrementar su riqueza arquitectónica, y una de ellas sería el Fürher Museo.

Quienes han visto los planos y fotografías de esa ciudadela, diseñadas por su arquitecto de cabera, Albert Speer, se han dado cuenta que todo era impresionante, con clara carga e influencia griega y romana y el referido museo tendría unas dimensiones cuasi colosales y allí estriba su principal misión. Llenarlo de obras de casi todos los estilos y autores; casi…

Porque, se dice, los contemporáneos de esa época, Dalí, Picasso y otros no eran del agrado del líder de la Germania, por lo que se deshacían de sus cuadros. Por eso era necesario recubrir toda el área del museo, por lo que se ordeno a todos los comandantes de los países ocupados requisaran todas las obras de colecciones privadas y nacionales.

De eso va la trama de los Hombres Monumentos, oficiales que fueron reclutados por tener oficios relacionados con el arte: restauradores, escultores, arquitectos y más. En la realidad, quienes han estudiado este tema, el Programa de Monumentos, Arte y Archivos, destacan que eran pocos los hombres que estaban avocados a recuperar miles de piezas de arte extraídos de galerías, museos, particulares, incluso iglesias y catedrales. En la película se muestran más efectivos participando, pero como ya se escribió, era para darle ese toque cinematográfico.

Sea cual sea la cantidad de hombres que hayan participado en esta ardua y titánica tarea, fue muy loable que lo lograran, aunque a medias, y no por responsabilidad de esos expertos; sino que sí se documento que los oficiales alemanes recibieron ordenes de destruir mucho de lo robado. Afortunadamente, lo que, si se recuperó regreso a sus países de origen, pero hay otro tanto que todavía no aparece y al parecer hay indicios de que si siguen existiendo en antiguas fortalezas construidas por los nazis en Polonia y su propio territorio.

Podemos seguir con la historia, pero es justo que vean esta película, que tuvo una aceptación mediana – baja, pero está entretenida para un día como los que hemos tenido con mucha lluvia. Y hay una cuestión que, si es relevante para su servidor, ¿vale dar la vida por el arte? En la cuestión que sea…

Pd. Preparen su mente para varios minutos de superioridad gringa, pero la neta del planeta, vale la pena echarse unos cuantos balazos de utileria…

Written by Invidente Zurdo

Agave Depredador

El chismográfo de hoy: Entrevista a Repvblika