in

La religión judía tenía sacerdotisas, en apariencia

Como todo en el pasado de la humanidad las cuestiones religiosas han estado presente y tenían un mejor enfoque, más congruente con la relación y armonía con la naturaleza que los rodeaba. El aspecto femenino era la base de todo, respetando el papel creador de vida de ello. Eso no eludía, opacaba u olvidaba la otra mitad, sólo que daban el lugar y momento a cada cuestión filosófica, esotérica, material y religiosa.

Con eso, hay nuevas evidencias arqueológicas que demuestran que las religiones tenían sus propias guías femeninas, tal cual como lo veremos en las siguientes líneas.

Un nuevo análisis de un mensaje de 2400 años de antigüedad garabateado en un trozo de cerámica sugiere que no sólo puede ser el primer ejemplo de una antigua maldición popular, sino también la primera prueba directa de la existencia de sacerdotisas en los templos judíos.

La inscripción de 12 palabras, escrita en arameo antiguo, fue desenterrada en 1925 en el emplazamiento de un antiguo templo judío en Elefantina, una isla del Nilo en el sur de Egipto. Los eruditos han debatido el significado de la inscripción durante casi 100 años, pero todos coinciden en que se refiere a una túnica; algunos han sugerido que era una «prenda sagrada».

«He aquí mi túnica, que dejé en el [templo]…», comienza.

La última interpretación, sin embargo, es que el mensaje es en realidad una maldición que pide el castigo divino para quien haya robado la túnica; también parece dar instrucciones a una autoridad femenina del templo para que ponga en práctica la maldición. «Es la primera vez que tenemos documentación de primera mano de una sacerdotisa (una mujer) en un templo judío», afirma Gad Barnea, profesor de historia y pensamiento judíos en la Universidad de Haifa (Israel) y autor de un nuevo estudio sobre la inscripción publicado recientemente en la revista Religions.

La inscripción está escrita en un trozo roto de cerámica conocido por los arqueólogos como «óstraco«; este tipo de piezas se utilizaban a menudo para escribir antes de que se generalizara el uso del papel. Se excavó en las ruinas del templo judío construido en Elefantina en el siglo VI a.C., posiblemente por refugiados que huían de las invasiones asirias y babilónicas de los reinos de Israel y Judá. Algunos eruditos se refieren a estos primeros templos judíos como «yavistas» porque su culto a veces difería de las prácticas judías posteriores. Barnea señala que las palabras de la inscripción crean un ritmo distinto, lo que indica que se recitaba en voz alta como un encantamiento ritual en el templo.

«Hay en ella una forma poética en la que nadie había reparado hasta ahora», afirma; «el hecho de que haya algo poético en este texto fue lo primero que me hizo sospechar que había algo más que unas simples instrucciones sobre una túnica». Lo más importante es que la inscripción de Elefantina utiliza la forma femenina del verbo arameo «ordenar», lo que indica que el ritual estaba bajo la autoridad de una mujer en la jerarquía del templo, no de un hombre.

Barnea dice que la mujer anónima está ordenando a Yavé (utilizando un recurso poético común de referirse a la deidad como «el León») que consagre una túnica para que la persona que la robó se convierta en un «ladrón del templo» y no en un simple ladrón, justificando así el castigo divino por su ofensa. «Las implicaciones son enormes», afirma; «en la Biblia no aparecen sacerdotisas; pero aquí tenemos pruebas de primera mano de que tales sacerdotisas existían en los templos judíos».

La experta en arameo Tawny Holm, de la Universidad Estatal de Pensilvania (Estados Unidos), que no participó en el estudio, dice que la investigación «resuelve el problema de cómo entender este óstraco, por lo demás peculiar.»

Señala que muchas inscripciones similares de Elefantina son cartas, pero ésta carece de una fórmula de saludo, por lo que la idea de que se trata de una maldición ritual es «atractiva y convincente».

Los antiguos registros en papiros muestran que una comunidad judía floreció en Elefantina hasta que su templo fue destruido en una revuelta en el 410 a.C. La existencia del templo va en contra del principio judío tradicional de que Yavé sólo debe ser adorado en el templo de Jerusalén. Pero Barnea señala que es posible que existieran templos judíos primitivos similares fuera de Jerusalén, en lugares como Babilonia. Y aunque la Biblia sugiere que sólo los hombres pueden ser sacerdotes, la inclusión de mujeres en la dirección del templo en Elefantina puede haber reflejado una práctica común en la época, dice.

El estudio hace referencia a estudios anteriores que sugieren que el culto judío primitivo era probablemente más parecido al de los judíos de Elefantina que al de los judíos descritos en la Biblia, que podían considerarse un ideal religioso: «La Biblia es la excepción, no Elefantina», escribe Barnea. Aunque Holm no está de acuerdo en que la referencia de la inscripción a «el León» signifique Yavé (piensa que puede referirse a un sacerdote subordinado) «lo intrigante aquí es que la mujer funcionaria tiene una autoridad significativa», dice.

El óstraco es ahora la tercera prueba que sugiere que las mujeres tenían poder en la jerarquía del templo judío de Elefantina, señala Holm; las otras son un texto en papiro sobre una «sierva de Yavé» llamada Tapemet, y un enigmático papiro que sugiere que los hablantes de arameo del antiguo Egipto estaban familiarizados con el sacerdocio femenino.

Susan Ackerman, profesora de religión y estudios sobre la mujer del Dartmouth College en New Hampshire (EE. UU.), que tampoco participó en el estudio, coincide con Barnea en que el retrato bíblico del judaísmo puede no ser una imagen exacta de la antigua religión israelita.

Ackerman dice que no se opone a la idea de que pudiera haber sacerdotisas en la antigua religión israelita, pero señala que podría ser simplemente un ejemplo de la influencia religiosa egipcia en las prácticas judías en Elefantina en particular.

«Elefantina demuestra, de muchas maneras, que las normas bíblicas no tienen por qué ser válidas en la comunidad judía en general», afirma. Además de ser una prueba poco común de la existencia de sacerdotisas judías, el óstraco de Elefantina es también un documento histórico crucial.

Barnea afirma que la forma de la inscripción sigue la fórmula de una «maldición contra los ladrones», en la que un objeto robado se convierte en sagrado para que la deidad asuma la tarea de castigar al criminal; no sólo es el ejemplo más antiguo de este tipo de maldición, que se hizo muy popular en el mundo grecorromano, sino que también es el único registro de cualquier ritual realizado en un templo a Yavé, afirma.

Barnea añade que algunas características físicas de la inscripción sugieren que fue copiada de antemano por un escriba y almacenada con espacios en blanco que podían ser rellenados por un cliente que pagaba, en este caso, una mujer llamada Slw?h. (la práctica de tener tablillas de maldiciones ya preparadas en los templos era común en la época romana). Y el erudito rechaza la sugerencia de que cualquier artefacto anterior pudiera haber equivalido a una maldición yavista. «Ésta es la maldición judía más antigua que existe», afirma.

Las mujeres eran las iniciadoras de las distintas religiones, algunas como la judía y cristiana – que al caso es lo mismo – pero en su misoginía, las relegaron a ser meras espectadoras y sirvientas del nuevo status quo…

La nota es practicamente, en su totalidad, de nationalgeographic.com

Written by Invidente Zurdo

Las Hermanas del Valle, promotoras del cultivo de marihuana en México

El regalo ideal pal día del niño: The Official Cannibal Corpse Colouring Book