in

10 alimentos fraudolentos para los mexicanos

La lista de empresas de alimentos y bebidas que en 2019 estuvieron en el ojo del huracán por incumplir con la información incluida en sus etiquetas o porque podían contener ingredientes dañinos tuvo como protagonista al atún mezclado con soya, de acuerdo con los reportes de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco). Este es el recuento de 10 alimentos y marcas que «engañan» a los mexicanos.

1.Latas de atún tienen más soya que pescado: Profeco

En marzo pasado, la Profeco sorprendió con su análisis sobre las latas de atún, en el que encontró que 18 de las 57 presentaciones analizadas contenían soya, sin que se precisara al consumidor la cantidad de la misma.

El peor caso fue el de atún aleta amarilla con proteína de soya en agua y aceite, de la marca Aurrerá, con contenido neto de 140 gramos y masa drenada de 100 gramos, en la que se encontró hasta 62% de soya y el resto de pescado, lo que la Profeco calificó como soya con atún.

2. Agua mineral con arsénico

En el agua con gas de la marca Peñafiel, en abril la publicación estadounidense Consumer Reports encontró arsénico en cantidades superiores a lo permitido en agua para consumo humano, según los estándares de ese país.

La procuraduría tomó cartas en el asunto, solicitó información a la empresa e incluso el titular de la instancia, Ricardo Sheffield, advirtió que «si resulta que está alto el [nivel de] arsénico, procederemos a inmovilizarlo [el producto] en los centros de distribución». Se determinó que el arsénico estaba en el rango permitido.

3. Aguas alcalinas

Aguas alcalinas que no son más que agua.

La dependencia revisó 19 marcas de aguas alcalinas que advierten al consumidor que sirven para oxigenarse, como Alcalinízate, para equilibrar el PH, la salud, neutralizar radicales libres, fortalecer el sistema inmune y eliminar la acidez, entre otras características que no se demostraron en los hechos. Se encontró que Zoé Water, agua alcalina de 750 mililitros; Icelandic Glacial, agua de manantial de Islandia, de medio litro y 750 mililitros, y Valley Foods, agua alcalina de un litro, no ofrecieron beneficios adicionales a los que da el líquido.

4. Profeco: bebidas vegetales nutren menos que la leche y son más caras

La Profeco detectó que las bebidas vegetales de arroz, coco, soya, almendra o avena tienen leyendas que inducen a pensar que pudieran ser leche o lácteos, pero en realidad aportan pocas proteínas y su precio es mayor al de la leche.

En general, se encontró que el principal componente de esos productos es agua, no es leche ni tienen lactosa, además de contener alta cantidad de sodio por los emulsificantes y estabilizantes que se usan durante su fabricación. Las marcas Calahua Coconut Milk y Agua de Coco Coconut Milk pueden inducir a pensar que son leche, mientras que la bebida de avena Santiveri Organic Bio no tiene información del responsable del producto. Terrafertil Nature’s Heart presenta leyes como certificado vegano y Kosher, lo que no se comprobó.

5. Aceites comestibles gourmet mienten, son de cártamo: Profeco

Los aceites comestibles tipo gourmet como son algunos de ajonjolí, aguacate, cacahuate, olivo y de semilla de uva, en general engañan al consumidor porque en realidad están adulterados con aceite de cártamo. Se abrieron 23 procedimientos contra diversas empresas por el engaño. Se encontró que estaban adulteradas con aceite de cártamo las marcas San Lucas de uva; los de aguacate de las marcas Cate de mi Corazón, Avocare, San Lucas; y los de ajonjolí Kaporo, Foreway Sesame Expert y Kumchum. En tanto, no cumplieron con la Norma Oficial Mexicana Satoru, aceite de ajonjolí; la Cocina Verde, de ajonjolí orgánico; así como Mazola y Olivos Mendoza. En el caso de aceites de olivo hubo engaños en las marcas Demor, Navarra y Dártana.

6. Sustituto de crema para café

En el estudio que se hizo a 12 marcas de sustitutos de crema, en dos de ellos denominados light encontraron hasta 30.5% de grasa saturada, es decir, más que en la leche, la cual tiene 17%. En el caso de Nestlé Coffe Mate incluye 30.5% de grasa saturada, y Borden Cremora, 27.3%. Otras como Member’s Mark, Lautrec, Nestlé Coffe Mate Lite, Lautrec Lite, Corina, Soriana, Aurrerá y Great Value tuvieron entre 6.2% y 16.3%. En cantidades de sodio, Borden Cremora tuvo 443 miligramos por cada 100 gramos de sustituto de crema; Corina, 308 miligramos; Aurrerá, 289, y Soriana, 287. Aurrerá y Corina de un kilo incumplieron con el contenido declarado.

Sobre la marca Lautrec, en su presentación reducida en grasa, Profeco dijo que «no es veraz debido a que indica ser reducido en grasa, pero la contiene igual que los demás que no son reducidos». Trae cantidades como cualquier producto regular.

7. Profeco alerta por carne para hamburguesa «engañosa»

La Profeco encontró a la venta carne para hamburguesas tanto de res como de pollo que incluían soya, pellejos o piel de pollo, así como carne de cerdo, situación que no se detalla en el etiquetado.

En la marca Del Día se verificó 28% de soya y un gran contenido de piel de pollo. Se detectó soya en Bachoco Trosi Arrachera, American Beef Steak Burger Arrachera, SuKarne Deli Burger, Rica Burguer junior, Valley Food tocino y en Ugasa alimentos master Burger.

De acuerdo con la investigación de 35 marcas, en al menos 13 presentaciones había información engañosa o que no era veraz.

8. Profeco alerta de estas salsas cátsup con poco tomate y alta fructosa

Diversas marcas de esta salsa que se comercializan en México contienen fuertes cantidades de jarabe de maíz de alta fructosa, un producto que en exceso es dañino para el organismo.

La norma indica que el producto debe elaborarse a partir de un mínimo de 44.4% de jitomate, no debe tener espesantes, colorantes ni conservadores, pero Profeco dijo que «en los últimos años en el mercado se comercializan las denominadas salsas de tomate ‘tipo cátsup’, que en general tienen menos jitomate y todas ellas añaden almidones».

En la catsup se encontró más de 42% de azúcares, que en su mayoría era jarabe de alta fructosa, el cual genera sensación de hambre, en marcas como Del Monte y Heinz. La Costeña tuvo 58% del total de azúcares añadidos, 42% fue el endulzante derivado del maíz.

9. Crema líquida comestible

El problema estuvo en que hubo incumplimientos en la calidad, en la norma y mentiras en el etiquetado en seis marcas. De 21 marcas de crema analizadas, 18 se ostentan como «cremas» y tres como «cremas vegetales», y las que no pasaron la prueba fueron Flor de Alfalfa, que no cumplió con el contenido mínimo de proteína para poder denominarse crema; Camelia, Crema del Rancho Rancherita, La Abuelita, Chilchota, pues su etiqueta induce a error ya que no se denomina crema con grasa vegetal; y, Al Día de cuatro kilos, que presentó deficiencia en el manejo sanitario.

10. Barras de granola

Varios de los ingredientes pueden ser alérgenos, además de que se encontró que hay productos que no cumplen con el contenido neto, o dicen tener fruta, pero sólo tienen saborizantes. Además, algunas tienen altos contenidos de azúcares como Marces, con 41.36%. En general, la Profeco recomendó no consumir más de una porción en la colación, porque algunas tienen un alto contenido de fructosa, como Nutri Well Superfoods, con 36%.

Con info de https://www.yucatan.com.mx/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comentarios

0 comentarios

Habrá cobro por filmar en calles, parques y mercados de Puebla

El arma secreta de los Nazis: El martillo de Thor